Francfort. Un cuarto de los bancos de la zona euro prevé endurecer las condiciones para entregar préstamos a empresas, dijo este miércoles el Banco Central Europeo, aunque la reciente inyección masiva de liquidez del BCE ha aliviado la posibilidad de una restricción crediticia con todas sus letras.

Con una crisis de deuda soberana que ha causado estragos en el bloque monetario, analistas temen que los bancos puedan cerrar los flujos de crédito, causando un daño adicional a la economía, y el último Sondeo de Préstamo Bancario trimestral del BCE indica que la amenaza es real.

Más de un tercio de los bancos endurecieron los criterios para las compañías que buscaban fondos en el cuarto trimestre del 2011, mientras que también esperan que la demanda por crédito empresarial caiga en la medida que el bloque permanezca al borde de una nueva recesión.

Sin embargo, el sondeo podría no dar un escenario completo del impacto de la oferta de préstamos baratos a tres años del BCE (LTRO), que inyectó 489.000 millones de euros a los mercados a fines de diciembre y podría haber aliviado las restricciones de financiamiento.

"Este es obviamente uno de los factores de riesgo que hemos estado mirando", dijo el economista de RBS Silvio Peruzzo.

"La restricción crediticia está ocurriendo en algunas partes de la economía de la zona euro y la tarea ahora es averiguar la repercusión de los LTRO del BCE", añadió.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo la semana pasada que "sabemos con seguridad que hemos evitado una restricción crediticia grande, grande" luego de que el banco canalizara el dinero a las entidades financieras privadas.

Algunos analistas dijeron que el panorama había cambiado con la intervención del BCE por lo que observaron el sondeo con una mirada un poco más agradable.

"Mirando hacia adelante, uno podría esperar que la situación ya haya mejorado", comentó el economista de Societe Generale James Nixon.

El BCE ofrecerá una nueva batería de préstamos a tres años a fines de febrero, que podría mejorar aún más la capacidad de los bancos de prestar, pero el pésimo dato implica que los temores a una crisis crediticia no pueden ser dejados de lado.

Las débiles expectativas para el préstamo en los próximos meses son las peores de la crisis financiera posterior a la quiebra del banco Lehman Brothers a inicios del 2009.

"Los bancos explicaron el endurecimiento neto en las condiciones crediticias por la adversa combinación de un debilitamiento del panorama económico y la crisis de deuda soberana de la zona euro, que continuaba socavando la posición financiera del sector bancario", dijo el BCE.

Los datos mostraron también que un 21% neto espera que la demanda de las empresas por préstamos decline en el primer trimestre, comparado con el 5% que reportó una demanda más débil en los tres meses anteriores.

En todo caso, el endurecimiento de las condiciones de los créditos fue visto como más restrictivo en el caso de las empresas grandes y en operaciones a mayor plazo.

La semana pasada, cifras monetarias del BCE mostraron que los préstamos del banco a las corporaciones de la zona euro cayeron en su mayoría en diciembre. El sondeo de préstamo bancario exhibió que para ello jugaron en contra tanto factores de oferta como de demanda.

Otra señal negativa del sondeo fue que casi la mitad de los bancos veían una caída en la demanda de créditos hipotecarios para este trimestre, con fuertes descensos en España e Italia.

Según el reporte, los mercados de financiamiento mayorista mejoraron algo a inicios de año, gracias a la inyección de liquidez del BCE.

El sondeo a 124 bancos fue realizado entre el 19 de diciembre y el 9 de enero.