Estambul. La golpeada lira turca se depreció más de 6% frente al dólar este viernes, tras la advertencia estadounidense de que Ankara debería esperar más sanciones económicas, a menos que entregue al pastor evangélico estadounidense detenido Andrew Brunson.

La divisa turca ha perdido casi un 40% de su valor frente al dólar este año, afectada por la disputa diplomática y la alarma de los inversores sobre la influencia del presidente Tayyip Erdogan en la política monetaria. Erdogan, que se reconoce a sí mismo como un "enemigo de las tasas de interés", quiere reducir los costos del crédito, pese a la alta inflación.

La crisis cambiaria ha profundizado las preocupaciones sobre la debilidad en la economía más amplia, particularmente la dependencia de Turquía en importaciones de energía y si los niveles de deuda en tipo de cambio extranjero presentan un riesgo para el sector bancario.

"No ha habido señales de que al banco central se le permita elevar las tasas de interés en forma significativa y volver las tasas a terreno positivo", comentó William Jackson, de Capital Economics, en una nota a clientes. "En forma similar, no ha habido una mejoría en las relaciones con Estados Unidos y podría haber sanciones adicionales en el horizonte", agregó.

A las 0937 GMT, la lira turca cotizaba a 6,2499 unidades por dólar, con una depreciación de casi 7%.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo al presidente Donald Trump en una reunión de gabinete este jueves que las sanciones están listas para aplicarse si no liberan a Brunson, que está siendo enjuiciado en Turquía por cargos de terrorismo.

En respuesta a la debilidad, el regulador bancario en Turquía ha tomado medidas para estabilizar a la divisa, limitando transacciones de futuros para inversores en el exterior y reduciendo los límites sobre transacciones de swaps.

Se prevé que la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's divulgue una revisión de la calificación crediticia soberana de Turquía el viernes tras el cierre de los mercados.