Asia continuará presentando tasas de crecimiento relativamente altas en el mediano plazo, aunque las perspectivas económicas seguirán siendo profundamente desiguales en los mercados emergentes, señaló hoy la agencia calificadora global Fitch en su informe más reciente.

"Las exposiciones distintas a las tendencias macroglobales clave --incluida la caída en los precios de bienes de consumo y el posible incremento en las tasas de interés de Estados Unidos, así como factores específicos por país-- continuarán contribuyendo a una diferenciación sustancial en las tasas de crecimiento en los mercados emergentes en los próximos años", señaló Fitch en su informe Perspectiva Económica Global más reciente.

La agencia calificadora pronostica que el crecimiento total en los mercados asiáticos emergentes, excluyendo a China, se acelerarán a 6,7% en 2016, a diferencia del 6,4 por ciento de 2015, aunque el crecimiento robusto de la India disimula un desempeño más débil relativo a las tendencias recientes en otras grandes economías regionales como Indonesia y Malasia.

Se prevé que el desempeño de la región sea, de manera notable, más firme que en otros grandes mercados emergentes, y se pronostica que Rusia y Brasil registren contracciones sustanciales en el producto interno bruto (PIB) en 2015, al que seguirá una recuperación débil en 2016 y 2017, señala el informe.

Fitch pronostica que la tasa de crecimiento económico de China se desacelerará a 6,8% en 2015 y a 6,5% en 2016 mientras que sigue el reequilibrio en el país.

La India será clave para elevar la tasa de crecimiento regional total, que representa casi la mitad del crecimiento pronosticado para la región, excluyendo a China, informó Fitch.

El reequilibrio de China es positivo para la estabilidad económica en el largo plazo. La flexibilización monetaria en lo que va del año debe contribuir a una recuperación en el crecimiento en la segunda mitad de 2015, aunque los datos de actividad de mayo señalan más hacia la estabilización que hacia una aceleración, agrega el informe.