Fráncfort. Los mercados ya descuentan los nuevos estímulos monetarios del Banco Central Europeo (BCE) y el euro se ha depreciado con fuerza y ha caído por debajo de US$1,15.

El euro ha acelerado su depreciación esta semana -llegó el viernes a unos US$1,1470, el mínimo desde el 11 de noviembre de 2003- después de que el Banco Nacional Suizo decidiera abandonar el tipo de cambio mínimo del euro frente al franco.

La diferentes políticas monetarias del BCE y de la Reserva Federal estadounidense (FED) han depreciado la moneda única frente al billete verde.

El euro ha caído desde que el BCE estableció un objetivo para el tamaño de su balance y dijera que quiere aumentarlo en 1 billón de euros, hasta los 3 billones.

A mediados de diciembre el euro se cambiaba alrededor de US$1,2450 y ahora a unos US$1,15, un 7,6 % menos en tan sólo un mes.

El dólar se beneficiará en los próximos meses de las expectativas de una normalización de la política monetaria de la Fed.

El euro se situará a US$1,12 a finales de año, dijo la analista de divisas de Commerzbank, Esther Reichelt.

La moneda única ha caído frente al franco y se cambió la mayor parte de la jornada del viernes alrededor de un franco.

Asimismo tras la decisión del Banco Nacional Suizo, muchos expertos han corregido a la baja sus pronósticos del tipo de cambio del euro frente al franco.

El euro se moverá entre 0,95 y 1,08 francos suizos la próxima semana, según Reichelt.

La discusión sobre el programa de expansión cuantitativa no afectará mucho a la cotización de la moneda única a partir de la próxima semana porque ya se conoce el volumen de las medidas de liquidez.

La depreciación del euro favorece las exportaciones de las empresas exportadoras de la región y de este modo el crecimiento, pero reducirá el efecto favorable de la caída del precio del petróleo, que se paga en dólares.

"Para el mercado alemán, la depreciación del euro es muy positiva porque permitirá que entre a raudales el dinero en muchas empresas alemanas exportadoras", dijo un operador de Kliegel & Hafner.

Por ello la bolsa alemana y otros mercados de valores europeos han subido el jueves y el viernes, no así la bolsa de Zúrich.

El Banco Nacional Suizo decidió el jueves dejar de intervenir en el mercado de divisas, una semana antes de que el consejo de gobierno del BCE se reúna para discutir la aplicación de un programa de expansión cuantitativa, que incluya la compra de grandes cantidades de deuda soberana.

La entidad monetaria suiza, que en 2011 estableció un tipo de cambio mínimo del euro de 1,20 francos, quiere frenar la caída del valor de sus reservas en euros y ha decidido eliminar el control cambiario.

La decisión de la entidad monetaria suiza ha hecho que ahora más inversores apuesten por una relajación mayor de la política monetaria de la zona del euro.

Los estrategas de divisas del banco francés Credit Suisse prevén que el euro se situé en US$1,12 dentro de tres meses, tres centavos de dólar menos de lo que habían previsto hasta ahora.

Asimismo prevén que el par euro/franco suizo se situará en la paridad.

"El BCE no dudará en comenzar el próximo jueves un nuevo capítulo arriesgado en la historia de su política monetaria acordando un programa de compra de bonos soberanos a gran escala", considera el economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer.

Sin embargo, algunos analistas también advierten de que la oposición del Bundesbank al programa y las elecciones griegas el 25 de enero, podrían llevar a retrasarlo a la reunión de marzo.