Los ministros de Economía del G7 (países ricos) se reúnen este sábado por segundo y último día en Inglaterra para tratar la reforma bancaria y el papel de los bancos centrales en la estimulación de la recuperación económica.

El encuentro -de carácter informal- concluye a primera hora de la tarde de este sábado con una rueda de prensa del ministro anfitrión, George Osborne; y del gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, informó la agencia EFE.

Fuentes allegadas indicaron que no se espera que el G7, integrado por Japón, Reino Unido, EE.UU., Francia, Italia, Alemania y Canadá, que suponen el 66% del PIB mundial, emitan un comunicado conjunto como es habitual en este tipo de reuniones, si bien fuentes del Tesoro británico no lo descartaron por completo.

Los debates entre los conceptos de austeridad y crecimiento estarán presentes en el encuentro, al igual que las políticas monetarias, la crisis de la deuda, la evasión fiscal y la forma de apuntalar el crecimiento económico global.

Esta cumbre se centra, según el Tesoro británico, en "el activismo monetario, la responsabilidad fiscal y las reformas estructurales".