El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, aseguró que una intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI) no resolvería "el problema" de Portugal, que sufre el riesgo de sufrir un rescate financiero por sus dificultades para refinanciar la deuda soberana.

"El FMI no resuelve el problema de Portugal, como no resolvió el problema de Brasil, como no resolvió otros problemas. Cada vez que el FMI intentó tratar de las deudas de los países, el FMI creó más problemas para los países que soluciones", afirmó Lula.

El mandatario brasileño entre 2002 y 2010 recibe este martes en Lisboa el premio Norte-Sur del Consejo de Europa por su lucha contra la pobreza. El viaje de Lula coincide con el de su sucesora en el cargo, Dilma Rousseff, quien llega a Portugal para cumplir una visita oficial con paradas en Coimbra -donde acompañará a Lula.