Sao Paulo. Brasil necesita encontrar nuevas fuentes de impuestos para poder financiar de mejor manera el sector de la salud, especialmente para las personas de escasos recursos, dijo este lunes el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

"Al dejar la presidencia de la república, digo que no hay posibilidad de mejorar la salud en Brasil si no se encuentra una forma de recaudar recursos" , dijo el presidente durante un evento en Brasilia.

Lula dejará la presidencia el 1 de enero tras dos períodos en el poder, para entregársela a la presidenta electa del país, Dilma Rousseff. Ambos son miembros del Partido de los Trabajadores. Las declaraciones de Lula fueron publicadas por la agencia gubernamental de noticias, Agência Brasil.

La medida tomada por el Congreso en 2007 de eliminar el impuesto CPMF sobre las transacciones financieras, que se utilizaba para financiar el sector de salud, fue el resultado de "odio, locura y maldad".

Se trató de uno de los traspiés más grandes que sufrió Lula durante sus dos períodos. El impuesto generaba ingresos por cerca de 40.000 millones de reales (US$24.000 millones) al año.

"En un acto de locura nos quitaron 40.000 millones de reales por año que, al sumar, dan más de 150.000 millones de reales", indicó Lula.