El recién electo presidente de Francia, Emmanuel Macron, será duro en las negociaciones sobre los términos en los que Reino Unido saldrá de la Unión Europea, pero no buscará castigar al país, dijo el lunes su asesor económico.

Jean Pisani-Ferry dijo que nadie tenía interés en un "Brexit" duro que corte los lazos entre Reino Unido y el resto de la Unión Europea una vez que se produzca la separación y agregó que existe una intención mutua en mantener los lazos económicos y en materia de seguridad.

"Al mismo tiempo, tenemos intereses opuestos en algunos aspectos de las negociaciones. Así que habrá una negociación dura y él será duro", declaró Pisani-Ferry a la radio de la BBC, añadiendo que Macron no buscará un castigo por la salida de Reino Unido de la Unión Europea, aunque él quiera fortalecer al bloque.

"¿Castigo? Ciertamente, no. Pero él piensa que hoy Europa es parte de la solución a los problemas a los que nos enfrentamos", explicó.