Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, instó este sábado a los actores económicos comprometidos con el desarrollo del país, a impulsar un nuevo diálogo nacional para la repotenciación productiva.

"A todos aquellos que quieran comprometerse en dar pasos de estabilización productiva de la economía, los convoco desde ya a una jornada especial de diálogo productivo", expresó el jefe de Estado durante un encuentro con comunicadores sociales en el marco del Día Nacional del Periodista.

La exhortación del mandatario incluyó a pequeños y medianos productores, a quienes invitó a ofrecer alternativas ante la situación actual de la nación latina en este ámbito, signada por fenómenos como la inflación, especulación y desabastecimiento de rubros estratégicos.

Maduro manifestó preocupación por el auge de las prácticas asociadas al contrabando de extracción desde Venezuela hacia Colombia y otras regiones del Mar Caribe, y aseguró que detrás de este flagelo se esconden negocios millonarios por parte de sectores que operan para la desestabilización política.

Se estima que el contrabando extractivo también denominado "bachaqueo", ha generado pérdidas para la nación caribeña valorados en más de 10.000 millones de dólares, sólo por concepto de combustible y alimentos.

Esta situación, aunada a problemas de otorgamiento de divisas, según han señalado sectores privados, ha propiciado un clima de desabastecimiento que a su vez contribuye con la elevación vertiginosa de los precios de las mercancías, y por ende, un menoscabo de la capacidad adquisitiva.

En tanto, el presidente reflexionó sobre las repercusiones de la acentuada "guerra económica" en la subjetividad y la conciencia de la población, reconociendo que prevalece una sensación de "incertidumbre" en el seno del pueblo.

"El objetivo de la guerra económica es psicológico, es desestabilizar la tranquilidad de la familia, es hacer que el pueblo pierda la fe de la viabilidad de Venezuela como patria", denunció Maduro.

Por lo tanto, a propósito de su encuentro con los periodistas nacionales, propuso que desde la comunicación social se perfeccionen técnicas que permitan hacer de este ejercicio un acto cada día más apegado a la verdad y a la recomposición moral de la población.

"Tenemos que ser los mejores en la ética", concluyó, al tiempo que llamó a "construir" un pueblo informado, culto y capaz de emprender debates en función del bienestar de la economía y la sociedad venezolana.