Brasilia. El gobierno de Brasil no planea por el momento lanzar nuevas medidas para contener la apreciación de la moneda local, pero seguirá evaluando la situación, dijo este miércoles el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Brasil ha combatido en la línea de fuego lo que Mantega llama una "guerra cambiaria" internacional, triplicando un impuesto sobre la compra de bonos locales por parte de inversores extranjeros a un 6% el mes pasado y comprando regularmente dólares en el mercado de cambios a la vista.

Las medidas han ayudado a contener de algún modo la apreciación de la moneda local, al real, pero aún así la divisa se ha valorizado más de un 4% desde fines de junio.

"Se seguirá evaluando, no veo necesidad de nuevas medidas en este momento", dijo Mantega en Brasilia, y agregó que el dólar está a un "nivel razonable".

"Muestra que las medidas que hemos adoptado son eficientes y el real es una de las monedas que se ha valorizado menos ante el dólar (en las últimas semanas). Por lo tanto, están funcionando", sostuvo el ministro.

Sin embargo, al director del principal grupo de presión empresarial de Brasil, la Confederación Nacional de la Industria (CNI), instó al Gobierno a hacer más para impedir un mayor fortalecimiento del real.

"Este asunto no puede esperar. Estamos perdiendo competitividad, importantes sectores de la economía", dijo este miércoles el jefe de la CNI, Robson Andrade, en una rueda de prensa.

Las medidas propuestas por Andrade incluyen un impuesto sobre ganancias de capital y vencimientos mínimos para inversiones de carteras extranjeras.

"Los brasileños pagan impuestos sobre sus inversiones. ¿Por qué no habrían de hacerlo los extranjeros?", preguntó Andrade.

En el mediano plazo, el gobierno tendría que reducir los gastos para ayudar a rebajar la tasa de interés, actualmente de dos dígitos.

Las altas tasas de interés han sido el principal incentivo para la entrada de capitales extranjeros a Brasil, que fortalecen a la moneda local.

El real se apreciaba un 0,92% ante el dólar durante los negocios de la tarde del miércoles, cotizando a 1,722/1,724 unidades por divisa estadounidense en el mercado interbancario.

El dólar, en tanto, se debilitaba un 0,29% frente a una cesta de monedas de referencia.