Madrid. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, admitió este viernes por primera vez de manera implícita la posibilidad de pedir nuevos soportes financieros a Europa, pero no antes de conocer las condiciones ni las actuaciones proyectadas por el Banco Central Europeo.

"Yo haré como siempre hago, lo que crea conveniente para el interés general de los españoles", apuntó Rajoy en su primera respuesta directa al planteamiento presentado el jueves por el Banco Central Europeo, que condicionó cualquier intervención en el mercado secundario de bonos soberanos a la solicitud expresa por parte de los gobiernos implicados.

Rajoy, que insistió en destacar como la víspera lo que él considera como un cambio sustancial en la política del BCE anunciando intervenciones y medidas no convencionales para proteger el euro, dijo que quiere conocer primero las modalidades de la ayuda antes de decidir sobre cualquier procedimiento.

"Yo lo que quiero es conocer cuáles son esas medidas (no convencionales), conocer lo que significan, conocer lo que pretenden, conocer si son adecuadas y entonces, a la vista de las circunstancias, tomaremos una u otra decisión, pero yo no tengo tomada ninguna decisión (...) pero, insisto, todavía no conocemos exactamente lo que se está planteando", dijo el presidente del Gobierno tras el último Consejo de Ministros antes de las vacaciones de verano.

Rajoy, que reconoció que no ha tenido una conversación directa con el presidente del BCE, también quiso insistir en que el gobernador del banco central dio a entender que "la zona euro no puede aceptar" diferencias como las actuales en los costes de financiación de los distintos países miembro.

El presidente del Gobierno advirtió el viernes de las dificultades que tiene España para refinanciarse en los mercados dado el elevado nivel de su deuda externa.

"El mayor problema de nuestros país es lo que debemos, que es mucho y que hay que devolver, y en estos momentos es muy difícil que nos presten o nos refinancien esas deudas que tenemos", dijo el presidente en rueda de prensa en Moncloa en una comparecencia al término del último Consejo de Ministros antes de las vacaciones.

Rajoy dijo que la deuda externa española supera los 900.000 millones de euros, es decir cerca del 90 por ciento del Producto Interior Bruto.

Respecto a las comunidades autónomas, el dirigente del Partido Popular dijo que España no se había desentendido de la delicada situación financiera de las comunidades autónomas.

"Yo quiero señalar que el Gobierno no se ha desentendido de la situación de las comunidades autónomas", dijo el presidente del Gobierno.

Rajoy señaló que el Gobierno había puesto a disposición de las regiones una serie de instrumentos para cumplir con sus compromisos, incluyendo el plan de pago a los proveedores y el fondo de liquidez para las comunidades.

"Yo soy el presidente de España y, por tanto, me responsabilizo ante Europa y ante todo el mundo de nuestras cuentas públicas", dijo Rajoy, justificando también los nuevos ajustes exigidos en las distintas regiones.

Por otra parte, dijo que el Gobierno y la oposición han cerrado filas para defender conjuntamente los intereses nacionales en la Unión Europea.

"Hablo habitualmente con el líder de la oposicón. Debo decirle que hay acuerdo en un tema que es capital en estos momentos para España que es nuestra posición en la UE", dijo Rajoy.