Lima. La embajadora de Marruecos, Oumama Aouad, al destacar la celebración III Cumbre América del Sur y Países Árabes (ASPA), relató que en solo tres días puede lograrse lo que en los últimos 30 años no pudo alcanzarse en la relación de las naciones árabes con los países sudamericanos.

En entrevista con agencia Andina, la diplomática afirmó que el rey Mohammed VI de Marruecos, fue uno de los primeros en confirmar su asistencia al encuentro en la capital peruana. Y la comitiva incluye también a un grupo de empresarios interesados en el intercambio comercial y la inversión en tierras peruanas.

Para Marruecos, dijo Aouad, este encuentro tiene “una importancia crucial” sólo comparable con las cumbre en Brasilia (2005) y Doha (2009).

Resaltó que por un lado “estas cumbres sirven para derrocar las barreras mentales que dificultan a veces las relaciones entre los pueblos” y por otro "los resultados de ambas pueden verse en las dos declaraciones que han permitido un acercamiento en todos los ámbitos, tanto político, económico, cultural (…) y de solidaridad entre uno y otro bloque”.

En este sentido, la representante hizo especial hincapié en el acercamiento del bloque árabe con los países latinoamericanos, con “una economía creciente y con una dinámica excelente”.

“Es una oportunidad de oro que puedan reunirse jefes de Estado y de Gobierno y a altos funcionarios de ambos bloques por varios días para conocerse directamente intercambiar sus opiniones, experiencias, firmar acuerdos, por eso, las expectativas son grandes”, afirmó.

La reunión central de la III Cumbre ASPA en Lima será el 16 de febrero, día en el que se realizará el encuentro presidencial y de jefes de gobierno. Previamente el 12 y 13 del mismo mes, se desarrollará una una reunión de altos funcionarios, el 14 será el encuentro de ministros de Relaciones Exteriores de ASPA, y el 15 está programado un foro empresarial árabe-peruano.