Un total de 115.696 personas abandonaron o cerraron su negocio a lo largo de los 31 estados y el Distrito Federal durante el 2013, debido a factores como bajas ventas, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Este grupo de habitantes representó, en promedio, 4,3% de la población desocupada del país.

A pesar de que el total de establecimientos que bajó la cortina o cambio de dueño descendió con respecto al 2012 en poco más de 1%, en 12 de las 32 entidades este fenómeno mostró un aumento.

El Estado de México encabezó la lista. El año pasado, 22.190 habitantes optaron por dejar o cerrar su comercio, es decir, 2.097 más que en el 2012.

Le siguieron Jalisco, con 1.455 unidades adicionales a las reportadas en el 2012 bajo esas condiciones; Chiapas, con 1.277; Guanajuato, con 1.168, y Tabasco, con 1.068.

La lista la completan Quintana Roo, Yucatán, Coahuila, San Luis Potosí, Campeche, Colima y Sinaloa.

En términos absolutos, Estado de México concentró 19,2% de los 115.696 establecimientos en cuestión; DF, 12%; Jalisco, 8,3%; Guanajuato, 6%, y Baja California, 4,4%. Estas cinco entidades, en suma, tienen 50% del número total.

A raíz de los cambios en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, que derivaron de las modificaciones en la población nacional, el INEGI no detalla las causas de estos resultados. Sin embargo, argumentaba bajas en ventas, exceso de competencia, razones personales, menos rentabilidad a la esperada, incumplimiento de clientes y proveedores, falta de crédito para seguir operando y la inseguridad.

Debidilad marca tendencia. José Luis de la Cruz, director académico del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), coincide que los resultados obedecen a múltiples factores, entre ellos los mencionados anteriormente.

Destaca que la debilidad del mercado interno y del sector externo también se refleja en el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza, que mide el número de personas que no pudo adquirir una canasta alimentaria con su ingreso laboral. En el último trimestre del 2013, este indicador creció 2,7% en el país, mientras a que a nivel local aumentó en 19 de las 32 entidades, con Durango a la cabeza, que mostró un avance de 21%.

Jesús Sánchez Arciniega, investigador de la UNAM, coincide que el cierre de negocios es una consecuencia de la debilidad económica en México, mientras que factores como inseguridad afectan más a entidades del centro.norte.

De la Cruz alerta que, debido a los cambios fiscales aprobados, es de esperarse que este año, sobre todo en el primer cuatrimestre, aumente el cierre de comercios por baja en ventas, que llega a representar cerca de 30% de las quiebras de un negocio.