Nueva York. El mediador judicial Daniel Pollack confirmó este miércoles que el gobierno argentino y los fondos especulativos no lograron alcanzar un acuerdo para evitar la suspensión de pagos, y dijo que la principal víctima será el pueblo argentino.

"Desafortunadamente no se ha alcanzado ningún acuerdo y Argentina estará de forma inminente en suspensión de pagos", dijo la oficina de Pollack en un comunicado al término de una reunión cara a cara en Nueva York entre la delegación argentina y los fondos especulativos.

El mediador aseguró que las consecuencias del cese de pagos son "impredecibles", indicó que tanto los bonistas que sí aceptaron el canje como los fondos especulativos, a los que Argentina llama fondos buitres, sufrirán el impacto y advirtió de que al final las principales víctimas serán los argentinos.

"Un cese de pagos no es una simple cuestión técnica, sino un hecho real y doloroso que causará daño a gente de carne y hueso: a los argentinos de a pié, a los bonistas que aceptaron el canje y a los holdouts", indicó Pollack.

El mediador dijo que no es su papel atribuir responsabilidades ni encontrar culpables y tras recordar que trató durante cinco semanas de que Argentina y los fondos llegaran a un acuerdo, volvió a ponerse a disposición de ambas partes para encontrar una solución.

Pollack subrayó que si algo le ha quedado "perfectamente claro" a lo largo de este proceso de negociación, en su capacidad de mediador neutral, es que todas las partes estaban obligadas a respetar las leyes estadounidenses.

"Los tribunales del país (tanto la corte de distrito como la corte de apelaciones) fallaron que Argentina no podía hacer los pagos legalmente a los bonistas estructurados si de forma simultánea no pagaba a los fondos especulativos", añadió.

Pollack es el abogado especialista designado por el juez Griesa para mediar entre el gobierno argentino y los fondos especulativos para que intentaran alcanzar un acuerdo que evitara que el país entrara en suspensión de pagos.

Los fondos que no aceptaron los canjes de deuda de 2005 y 2010 acudieron a los tribunales de Nueva York para reclamar a Argentina el pago de la deuda íntegra, que con intereses alcanza los US$1.500 millones.