Washington. Los precios al consumidor en Estados Unidos se aceleraron en el año hasta marzo y una medición de inflación subyacente subió a cerca de la meta de 2% de la Reserva Federal debido a que las lecturas débiles del año pasado salieron del cálculo.

El incremento en las mediciones de inflación anual reportadas por el Departamento de Comercio este lunes estaba previsto por economistas y funcionarios de la Fed y no se espera que altere las alzas graduales de las tasas de interés por parte del banco central de Estados Unidos.

Los precios al consumidor medidos por el índice de precios de gastos de consumo personal avanzaron un 2,0% interanual en marzo. Ese fue el mayor incremento desde febrero de 2017 y tuvo lugar tras un alza de 1,7% en febrero.

Excluyendo los volátiles componentes de los alimentos y la energía, el índice de precios de gastos de consumo personal escaló un 1,9% en los 12 meses hasta marzo. Esa es la medición preferida por la Fed.

El reporte del Departamento de Comercio también mostró que el consumo personal subió un 0,4% en marzo y que los ingresos personales avanzaron un 0,2%.