Bogotá. Colombia volvió a adquirir el estatus de grado de inversión este miércoles, elevando su perfil para los inversores que buscan mayores retornos.

El país andino recuperó la codiciada calificación por parte de Standard & Poor's y fue promovida al mismo estatus crediticio que los pesos pesados de la región: Brasil y México.

Algunos inversores ven la esperada movida como un impulso para otros que todavía están al margen. Podrían encontrar las perspectivas de mayores rendimientos y ahora tentadores activos con grado de inversión, en momentos cuando las economías desarrolladas enfrentan numerosos riesgos, incluyendo las crecientes deudas.

El mercado de valores colombiano tiene un gran potencial. Su mercado de acciones subió 33,5% en 2010 y está en línea para revertir su pérdida del 7,02% en lo que va del año y sobrepasar a otros mercados emergentes.

"Los inversionistas deberían incrementar su exposición. La liquidez es un tema. Es de esperar que más y más Ofertas Públicas Iniciales (OPI) se produzcan en el futuro cercano", dijo Elena Castro, vicepresidenta de acciones para Europa Occidental y América Latina en Auerbach Grayson, en Nueva York.

El mercado de acciones de Colombia planea integrarse con sus homólogos de Chile y Perú para mayo, y así convertirse en el segundo mayor mercado de la región en términos de capitalización de mercado, después de Brasil.

En términos de circulante hacia los bonos del estado colombiano, los inversionistas ya han apostado por la mejora de la calificación y empujaron el diferencial de los bonos a un nivel estrecho, en comparación con otros créditos.

"Las financieras debería desempeñarse particularmente bien, dada la baja penetración del mercado de consumo. También las compañías petroleras ante el alza de los precios del crudo y menores financiamientos para futuros proyectos de exploración", dijo Castro de Auerbach Grayson.

En términos de flujos hacia los bonos del gobierno, los inversores ya han internalizado en los precios el alza en la calificación y han llevado a los diferenciales de los bonos colombianos a un ya estrecho nivel comparado con otros créditos.

Los diferenciales de deuda del gobierno colombiano, o la prima que los inversores demandan por mantener activos riesgosos en vez de los bonos del Tesoro estadounidense, era de 156 puntos básicos mayor a la deuda del Tesoro, según el índice EMBI+ de JPMorgan, menos que el diferencial en Brasil.