Lima. La Cámara de Comercio de Lima (CCL) estimó que el sector comercio cerrará el año con un crecimiento de 5%, impulsado la mejora de las condiciones de empleo y el ingreso promedio mensual en Lima Metropolitana.

Según el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la CCL este crecimiento se dará pese a la actual desaceleración que a afectado el crecimiento de diversas actividades económicas.

El crecimiento del sector comercio en el primer trimestre fue de 4,8% y segundo trimestre llegó a 4,4%.

Para el director ejecutivo del IEDEP de la CCL, César Peñaranda, el impulso en este sector se atribuirá a los mismos factores que permitieron que sea el segundo sector económico de mayor crecimiento en los últimos cinco años.

Explicó que el principal factor que contribuirá a la recuperación del sector comercio será la mejora en las condiciones de empleo que se ha logrado en los últimos años.

“Si observamos, la población adecuadamente empleada alcanza el 59,8% de la población económicamente activa (PEA) en Lima Metropolitana y 48,1% en el resto del país”, dijo.

Agregó que esas cifras indican que la clase media en Lima Metropolitana continua expandiéndose.

"En el 2012 la clase media representó el 51% del total de hogares y en el 2014 está alcanzando el 59,6%. En términos de personas, la clase media ascendió hace dos años a 6,2 millones de personas. Las cifras a nivel de Perú urbano muestran que la clase media este año llega a 11,5 millones de personas", señaló.

Otro factor que ayudará al crecimiento del sector comercial será el aumento en el ingreso promedio mensual de los trabajadores en Lima Metropolitana, que ha alcanzado alrededor de 8,7% en el trimestre mayo - julio del 2014 con respecto a similar periodo del 2013.

Asimismo, el avance de la expansión del crédito de consumo también impulsará al sector comercio, porque se ha ampliado las posibilidades de gasto de las familias, el cual en los dos últimos años se mantuvo en una tasa de crecimiento de 11,8%.

Peñaranda recordó que la banca múltiple concentra el 75,7% del total de estos créditos, seguido por las financieras (8,6%) y las cajas municipales (6%).

La cartera de consumo atrasada a julio de 2014 asciende a 3,5%, que es una tasa menor incluso a la que se registra en los créditos a medianas, pequeñas y microempresas.