El mercado de commodities resultó la mejor inversión con respecto a otros activos durante el primer semestre del 2014, luego de algunos años de pérdidas y pesimismo entre los inversionistas, según un reporte dado a conocer por el Financial Times.

En términos generales finalizó con rendimientos atractivos superando a los bonos y acciones.

Todos los sectores de materias primas contribuyeron de forma positiva al rendimiento del mercado, como son el crudo, con una ganancia de 7,06%, el cacao con un avance de 16,02% y café arábigo con un repunte de 50,30%.

El Índice Dow Jones-UBS, que sigue el comportamiento de 21 materias primas, proporcionó un rendimiento acumulado de 7,1% entre enero y junio de este año, superando las ganancias ofrecidas en el mercado de renta variable estadounidense, los bonos del Tesoro a diez años y de los papeles corporativos de alto rendimiento.

El índice de materias primas está compuesto por productos como petróleo, gas natural, trigo, maíz, café, azúcar, cacao, soja, algodón, oro, plata, zinc, cobre, aluminio, entre otros.

Sin embargo, los nubarrones podrían opacar de nuevo de manera rápida, si en este año no mejora el rendimiento del mercado de commodities, según comentarios de analistas.

“Hay muchas versiones sobre lo qué sucederá en el segundo semestre de este año, en cuanto a las inversiones de largo plazo y el mercado de commodities (como una clase de activos), dijo Kevin Norrish, estratega de materias primas de Barclays.

China, insaciable. Atraídos por los altos rendimientos, derivados del apetito aparentemente insaciable de China por materias primas y una baja correlación con otras clases de activos, los inversionistas ingresaron al mercado de commodities antes de la crisis financiera del 2008-2009.

En los últimos años, sin embargo, los inversionistas de largo plazo tuvieron que salirse del mercado de petróleo, metales y granos, como estrategia y asesoramiento de gran alcance, debido a los bajos rendimientos y estrecha correlación con otros activos.

Según citó el Financial Times, a finales de mayo, el total de activos bajo la administración del mercado de commodities se situó en alrededor de US$317.000 millones, según datos de Barclays, con respecto a un máximo de US$448.000 millones registrado en abril de 2011.

Sin embargo, el sentimiento comenzó a mejorar en este año. Entre las razones está que los inversionistas comenzaron a tomar materias primas para formar un portafolio equilibrado, que en primer lugar tuviera un retorno.

“Los beneficios de la diversificación del mercado de commodities han comenzado a sonar entre los inversionistas, debido a los rendimientos ofrecidos por algunas materias primas y rompimiento con otras clases de activos”, dijo Tom Kendall, jefe de investigación global de commodities de Credit Suisse.

Durante y después de la crisis financiera mundial, el mercado de commodities se movió bloqueando el paso a la inversión en acciones, bonos y en el dólar estadounidense, ya que los mercados fueron tomados por tramos de negociación de “riesgo-fuera de riesgo-adentro”.

Eso molestó a los inversionistas, porque se suponía que el mercado de commodities proporcionaría la diversificación en otra clase de activos, pero esa estrecha correlación ha comenzado a disiparse.

Se rompe la correlación. La correlación entre materias primas se ha roto, por lo que es posible elegir a los ganadores y perdedores con base en fundamentos tales como la oferta y la demanda.

El precio del café arábigo se disparó 56% en el primer semestre, debido a la sequía en Brasil, pero el cobre ha reducido su valor, en medio de temores sobre el fraude relacionado con los inventarios mantenidos en un puerto chino.

La rentabilidad en la inversión de materias primas también ha mejorado en los últimos meses, debido al amplio backwardation” en los mercados de futuros, es decir, cuando los precios de los futuros supera al precio de contado.

Hoy, la curva de futuros tiene una pendiente negativa, que quiere decir que los inversionistas son capaces de obtener un ligero rendimiento, cada vez que renuevan un futuro cuando se van al vencimiento.