Madrid, Xinhua. La mejora de los mercados y la confianza de los inversores hacen que España se vea más lejos de pedir el rescate, sobre todo cuando lo peor ha pasado ya y, en especial, cuando la situación económica, aún no resuelta, es mejor que hace un año.

Precisamente la mejora se inició cuando el Banco Central Europeo (BCE) indicó el pasado verano que actuaría para salvar la Eurozona, pero fue en 2013 cuando la deuda española dio un vuelco y supuso que el riesgo país haya caído a la mitad y los intereses que se le exigen a los bonos españoles han tocado el mínimo desde marzo, tal como afirman este lunes, medios económicos en sus ediciones digitales.

Al mismo tiempo, ciertos augurios económicos positivos del BCE y la posible sugerencia de la Unión Europea (UE) sobre la posibilidad de suavizar los plazos en los que el Ejecutivo español debe reducir su déficit público han favorecido a esta mejora de España y de los propios inversores internacionales.

No obstante, pese a que la prima de riesgo ha llegado en los últimos días a su nivel más bajo desde marzo pasado y España arrastra un paro que llega al 25 por ciento, así como con dudas sobre los objetivos de cumplir el déficit, el gobierno estima que de momento no es necesario pedir el rescate, al margen del solicitado para sanear el sistema financiero bancario ya recibido desde Europa.

De esta forma, para los expertos, las buenas perspectivas o cierto optimismo sobre la economía española se basan que el interés que pagaba el bono español a 10 años el pasado julio llegó a superar el 7,5%, un nivel que hubiese resultado insostenible de prolongarse, y esta semana cayó por debajo del 5% por primera vez desde marzo.

Mientras la prima de riesgo (el diferencial de interés de estos títulos respecto a los alemanes), tocó los 649 puntos básicos (0 6,49 puntos porcentuales) en el aquellos días aciagos, y esta semana llegó a bajar hasta los 324.

Para Mario Draghi, presidente del BCE, la economía de la zona euro se recuperará de manera gradual a finales de 2013, tesis que coincide con la del gobierno español que dice que también será al final del presente año cuando se noten los aspectos del crecimiento.

Luego el Tesoro realizó su primera subasta de deuda pública del año con una excelente nota y con intereses más bajos que en anteriores colocaciones y empresas como Telefónica o Gas Natural emitieron deuda a largo plazo a un precio más bajo que el que paga el Estado.

Por otra parte, el gobierno español reitera que la economía española están empezando a recuperar la confianza de los mercados y al mismo tiempo el ministerio de Economía señaló días pasados que 2013 será el último ejercicio del tránsito de toda esta larga crisis que vive el país, reconociendo que el 2012 ha sido un mal año, que el 2013 será mejor y que el 2014 España regresará a la senda del crecimiento.

Por último, para Mario Draghi, presidente del BCE, la economía de la zona euro se recuperará de manera gradual a finales de 2013, tesis que coincide con la del gobierno español que dice que también será al final del presente año cuando se noten los aspectos del crecimiento.

No obstante, el responsable del BCE puntualizó que todavía hay riesgos a la baja sobre estas perspectivas de recuperación para finales del presente año, sobre todo si los gobiernos respectivos no aplican con rapidez las reformas estructurales previstas.