El presupuesto 2013 nacional de Argentina no ha pasado desapercibido para los analistas locales. El anuncio ha desencadenado previsiones que auguran una interesante perspectiva de futuro para le mercado argentino. Según los analistas locales, las acciones del sector bancario argentino podrían ser de las más beneficiadas el próximo año en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA).

La inversión y el consumo volverían a ocupar un rol más protagónico en 2013 -en base a la proyección realizada por el gobierno de Cristina Fernández- con un aumento de 4,3%. Además, esto se produciría en el marco de una economía que espera crecer al 4,4%, superando un las bajas expectativas de los expertos internacionales para países como Brasil y Argentina.

Los analistas consultados por Sala de Inversión América coinciden en que este escenario podría volver a beneficiar a los bancos, pero también advierten que podrían enfrentan algunos riesgos.

A pesar de las nuevas normativas impuestas este año por el gobierno, como el aumento en la exigencia de capital tras girar sus dividendos y la obligación de destinar el 5% de los depósitos privados a créditos para financiar Pymes a tasa fija, en el segundo trimestre de 2012 todas las entidades mejoraron su desempeño, con un 42% de crecimiento medio de las ganancias netas.

De hecho, en la última temporada de presentación de balances, la mayoría de los bancos sorprendió positivamente al mercado con resultados por encima de lo esperado: las ganancias de Grupo Financiero Galicia (GGAL) crecieron un 36%, hasta los 339,10 (US$71,5millones) millones de pesos argentinos, en el segundo trimestre frente a los 249,30 millones (US$52,5 millones) del mismo período del año pasado y superó los 255,20 (US$53,8 millones) millones estimados por un sondeo realizado por la agencia Reuters. Por su parte, los beneficios de Banco Macro (BMA) se incrementaron en un 29%, hasta alcanzar los 332,1 millones de pesos (US$70 millones) en idéntico período, cuando el mercado esperaba en promedio que fueran de 277 millones (US$58,5 millones).

Un informe de Research for Traders vaticina que en 2012, en promedio, el sector bancario crecería un 16% con respecto a su resultado neto del año anterior.

“Los buenos fundamentales que permitieron que los bancos privados lideren las ganancias contables durante los últimos trimestres se mantienen”, consigna Puente en su último Overview de renta variable local, que coloca a esa industria con perspectiva estable a un año.

Para Juan José Vázquez, miembro del departamento de research de Bull Market Brokers, “el sector bancario es clave dentro del mercado argentino. Está muy deprimido a nivel precios y sigue mostrando ganancias operativas record. El aumento en las exigencias de capital provocó una presión sobre el precio de las acciones. Pero a pesar de eso, el sector cotiza a valor libro y sigue siendo interesante”.

Clima de incertidumbre. Hay un punto en el que coinciden todos los especialistas: el mercado local opera con cada vez menos volumen, no tiene profundidad y por eso mismo, resulta difícil hablar de perspectivas: los papeles están baratos en general y los precios no responden a los fundamentales de las compañías sino que tienen que ver con la incertidumbre y la falta de confianza de los inversores.

“Tiene más movimiento la Fragata Libertad que el mercado de capitales argentino”, dijo irónicamente este martes por Twitter el analista Andrés Cardenal. “En un mercado reducido a su mínima expresión, no pensaría en una inversión seria. Hoy por hoy, lamentablemente, la Bolsa argentina no existe”, dispara otro analista que pide no ser identificado.

Por su parte, Vázquez señala que “el mercado está muy deprimido. Se supone que en 2013 la actividad económica va a ayudar; depende del mercado internacional y del nacional. Pero el contexto tanto jurídico como local atenta contra los valores. Ahora, con el superávit de la balanza comercial y con los precios deprimidos, el contexto económico puede generar un rebote, pero se necesita un cambio de expectativas para catalizar una suba”.

Esta semana, Morgan Stanley redujo las estimaciones de ganancias para 2013 de dos importantes entidades locales. El banco estadounidense espera que la ganancia por acción de los ADRs de Banco Macro sea de US$4,77, frente a los US$5,21 anunciados previamente.

En tanto, espera que los beneficios por papel del ADR de Banco Francés (BFR) sea de US$1,33 el año que viene, frente a su pronóstico anterior que los ubicaba en US$1,35. Sus papeles acumularon una suba del 12,6% en septiembre último y fueron las segundas más negociadas del mes en la BCBA.

“El sector bancario está muy sano financieramente. El problema es que con el tema regulatorio quedan muy expuestos. El Gobierno les pidió que aumenten el capital para que no giren dividendos y existe la posibilidad de que siga incentivando o presionando a las entidades para que presten dinero a tasas por debajo de la inflación - explica Cardenal -. Están muy subvaluados en relación al valor de sus activos, pero yo no compraría acciones del sector hasta que no mejore el marco institucional”.

Según Santiago Llul, director de Futuro Bursátil, las cuentas del sector estarán bien el año que viene si se posicionan más en títulos públicos, mientas que desde Mayoral Bursátil, Rubén Pascuali apunta que la cuestión central será ver si los bancos van a poder seguir manteniendo el aumento de la rentabilidad que vienen mostrando hasta ahora.

Por lo pronto, los inversores esperan con ansias la publicación de los balances correspondientes al tercer trimestre, que comenzarán a conocerse dentro de dos semanas, para comprobar si sus previsiones son acertadas o tendrán que cambiar su escenario para 2013.