México DF. El gobierno de México podría elevar su pronóstico para el crecimiento de la economía este año si la actividad industrial de Estados Unidos mantiene su trayectoria expansiva, dijo este lunes el jefe de economistas de la Secretaría de Hacienda.

El comportamiento mejor de lo previsto del aparato productivo estadounidense en el primer trimestre propició que varias instituciones de estudios económicos revisaran al alza sus proyecciones para el crecimiento de México, encima del pronóstico oficial del 3,5%.

Pero Miguel Messmacher, jefe de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda, dijo que el Gobierno revisaría sus proyecciones solo si la actividad industrial de Estados Unidos mantiene la ruta hacia un crecimiento del 3,9% este año, como espera el consenso.

"Si ese pronóstico se confirmase, es probable que México creciese más que 3,5%", dijo Messmacher en una entrevista con Reuters. "Lo que el mercado espera para la economía de los Estados Unidos y lo que nosotros esperaríamos es que gradualmente, conforme vaya pasando el año, las tasas trimestrales de crecimiento se vayan acelerando", agregó.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos creció un 2,2% interanual en el primer trimestre del año, arriba del 1,5% previsto, apoyado en su sector automotor y la construcción, componentes clave de la actividad industrial.

Las industrias de Estados Unidos y México marchan casi de la mano dado el fuerte vínculo exportador e importador entre ambas naciones, estrechos socios comerciales.

Las industrias de Estados Unidos y México marchan casi de la mano dado el fuerte vínculo exportador e importador entre ambas naciones, estrechos socios comerciales.

Por su parte, la economía mexicana habría crecido un 4% en el primer trimestre, según las primeras proyecciones de Hacienda, una grata sorpresa, pero todavía prematura para el Gobierno como para modificar las cifras anuales.

El banco privado BBVA-Bancomer elevó la semana pasada a 3,7% desde 3.,3% su cálculo para el crecimiento del PIB mexicano, en tanto que la treintena de analistas consultados mensualmente por el Banco de México (central) lo mejoraron a un 3,62% desde el 3,43%.

El pronóstico oficial también está sujeto a ciertos riesgos provenientes en Europa, como una contracción peor a la prevista en los países de la periferia o tasas de desempleo más altas, dijo Messmacher.

Pero hasta ahora el futuro local es de optimismo.

"Nosotros creemos que la actividad económica va a seguir teniendo un crecimiento positivo durante el año (...) con un crecimiento balanceado entre las fuentes internas y las externas", dijo el funcionario.

"Claramente el balance de riesgos sí ha mejorado significativamente, donde pasas de una situación en donde predominaban los riesgos a la baja hacia un escenario mucho más balanceado", agregó.

México, además, celebrará elecciones presidenciales en julio y uno de los retos principales del nuevo Gobierno será acelerar las tasas del crecimiento en la segunda economía de América Latina para generar más empleos y de mejor calidad, un reclamo creciente en el país de 112 millones de habitantes.

En el 2011, la economía mexicana se expandió un 3,9% -dos años después de desplomarse un 6,1% por la crisis financiera global-, un crecimiento menor a su potencial de 5%, según economistas.