Hong Kong. Las bolsas en Asia treparon este jueves debido a que los inversores respiraron aliviados luego de que Grecia se acercó a evitar una moratoria con la adopción de duras medidas de austeridad, una decisión que impulsó al euro y generó un rebote en los activos de riesgo.

Al acercarse el final del primer semestre, los últimos esfuerzos de Grecia por recortar su deuda aumentaron la esperanza de que se removería parte de la incertidumbre que afecta a los mercados.

La preocupación de que las economías de China y Estados Unidos se estén desacelerando, sumado al temor de que Grecia podría encaminarse hacia una compleja reestructuración de deuda, ha llevado a un amplio retiro desde los valores y las materias primas a favor de los bonos que ofrecen refugio.

Analistas de Goldman Sachs recomendaron a sus clientes que comiencen a sumar riesgo a sus carteras con la crisis griega disipándose por ahora, sosteniendo que los obstáculos económicos de los altos precios del crudo y las interrupciones a la cadena de suministros en Japón están perdiendo fuerza.

"La mayoría de los inversores están cautelosos, sino abiertamente negativos, y leves en lo que respecta al riesgo", dijeron estrategas de Goldman en una nota a clientes.

"Comenzamos a agregar posiciones pro-cíclicas por primera vez en dos meses. Los datos podrían decepcionar un poco más en el corto plazo, pero creemos que la recompensa que provee el riesgo se está volviendo más asimétrica", agregó.

El euro avanzó por cuarta jornada consecutiva luego de que el Parlamento griego aprobó una iniciativa de ley por un margen de 155 a 138, elevando la esperanza de que una segunda iniciativa será aprobada en medio de violentas protestas en Atenas.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio .N225 cerró con alza de 18,83 puntos, un 0,19%, a 9.816,09.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón .MIAPJ0000PUS ganaba un 1,6% se encamina a cerrar el primer semestre levemente en territorio positivo - mostrando la recuperación de los valores frente a las preocupaciones que afectan a los inversores.

El oro retrocedía a US$1,513.05 la onza, mientras que el petróleo estadounidense CLc1 subía 31 centavos, a US$95,08 el barril.

Al acercarse el final de la primera mitad del 2011, los valores, materias primas y bonos lucen encaminados a leves ganancias - dando cierto indicio de que el programa de compra de bonos de la Reserva Federal por US$600.000 millones de la Reserva Federal ha dado un amplio impulso a los precios de los activos.

El último capítulo en la crisis de la zona euro es uno de varios eventos este año -preocupaciones sobre la inflación en Asia, las revoluciones de la Primavera Arabe, el alza en los precios del crudo, la crisis nuclear en Japón, el final del programa de compra de bonos de la Fed- que han sacudido a los mercados.

Los inversores están arreglando posiciones antes de cerrar sus libros mientras se cercioran si la incertidumbre en torno a la economía global se despeja en los próximos meses.

El euro subió un 0,4% desde su cierre en Estados Unidos a US$1,4495 y pasó por encima de US$1,45 dólares, mientras que la moneda estadounidense retrocedió un 0,4% a 80,40 yenes.