Analistas del mercado financiero brasileño aumentaron de 9,85% a 9,91% su estimación inflacionaria para 2015, de acuerdo a la encuesta Focus divulgada hoy por el Banco Central de Brasil (BCB).

El informe realizado entre las principales instituciones financieras brasileñas señala que de confirmarse la previsión, será la tasa más alta desde 2002, cuando la inflación se situó en 12,53%.

Los economistas de las principales instituciones financieras brasileñas aumentaron su expectativa inflacionaria de 6,22% a 6,29% en el país sudamericano para 2016.

De acuerdo con el reporte, los precios están presionados por la elevada cotización del dólar frente al real (moneda local) y por la administración de servicios como teléfono, agua y energía, así como otras tarifas y combustibles.

La proyección del mercado financiero para el tipo de cambio permanece en 4 reales por dólar para fines de 2015, así como en 4,2 unidades por cada divisa estadounidense para finales de 2016.

La previsión de los analistas para la caída del Producto Interno Bruto (PIB), a su vez, pasó de 3,02% a 3,06% para 2015.

La retracción económica de este año será la peor desde 1990, cuando descendió 4,35%.

Para 2016, la perspectiva de contracción del PIB pasó de 1,43% a 1,51%.

Si el pronóstico se concreta, será la primera vez que el país registre dos años consecutivos de contracción en su economía.

Respecto a la producción industrial, la previsión se mantuvo en un descenso de 7% en 2015 y 1% en 2016.

Por lo que toca a la balanza comercial brasileña, el pronóstico siguió en US$14.000 millones como saldo positivo en 2015 y de US$26.300 millones para 2016.

La proyección en cuanto a inversión extranjera directa pasó de US$62.500 a US$64.600 millones para el presente año, manteniéndose en US$60.000 millones para 2016.