El mercado financiero de Brasil estima que la tasa de inflación alcanzará 10,3% en 2015 y 6,64% en 2016, con lo que en ambos casos superará la meta oficial de 4,5%, según un informe difundido por el Banco Central (BC).

La entidad dio a conocer la encuesta Focus realizada entre las principales instituciones financieras del país sudamericano, según la cual el Producto Interno Bruto (PIB) registrará un descenso de 3,15% en 2015.

En caso de confirmarse esta previsión, será el peor resultado en 15 años, mientras que la baja en el PIB representará 2,01% en 2016.

Será la primera vez que la economía brasileña se contraiga por dos años consecutivos en toda la serie histórica iniciada en 1948.

El BC pronosticaba hasta ahora que la inflación se mantuviera dentro del margen de tolerancia el próximo año.

Los analistas consideran que la presión inflacionaria se deriva del alza del dólar frente al real (moneda nacional), sobre todo en los precios controlados por el Estado como telefonía, agua, energía, combustibles y tarifas de transporte.

La proyección cambiaria se ubica en 3,95 reales por dólar para finales del este año y en 4,2 unidades por cada divisa estadounidense para fines de 2016.

Respecto a la balanza comercial, la estimación se mantuvo con saldo positivo de US$14.950 millones en 2015 y pasó a US$31.750 millones para 2016.

Por lo que toca a la llegada de inversiones extranjeras directas, la proyección se ubica en US$62.800 millones para el presente año y en US$59.000 millones para el próximo.