Río de Janeiro. El mercado financiero de Brasil redujo nuevamente su proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, que situó en el 1,53%, prácticamente la mitad de la expansión del 3% prevista en enero anterior, informó este lunes el Banco Central (BC).

Según el Boletín Focus, que cada lunes divulga el ente emisor tras entrevistar a un centenar de economistas y analistas del mercado financiero, la previsión de crecimiento de la mayor economía de América Latina volvió a ser rebajada este año.

El pronóstico se produjo después de que la semana pasada se mantuvo en el 1,55%, que puso fin a ocho revisiones a la baja consecutivas.

Las previsiones del mercado financiero son ligeramente inferiores a las del BC, que en su último informe pronosticó un crecimiento del PIB del 1,6% para este año, mientras que el gobierno espera una expansión del 2,5%.

La actual proyección del mercado es prácticamente la mitad de la prevista a inicios de año (3%), debido a una recuperación económica más lenta de lo previsto, luego de la grave crisis de 2015 y 2016, tras la cual, la economía se expandió un 1% en 2017.

Para 2019, la expectativa del Boletín Focus es de un crecimiento del PIB brasileño del 2,5%, la misma previsión de la semana pasada.

Para 2019, la expectativa del Boletín Focus es de un crecimiento del PIB brasileño del 2,5%, la misma previsión de la semana pasada.

Respecto a la inflación, los economistas elevaron el pronóstico por octava semana seguida, al pasar del 4,03% al 4,17%, dentro de la meta oficial.

Para este año, el BC fijó una meta del 4,5% con un margen de error de 1,5 puntos para arriba y para abajo.

En cuanto a 2019, los economistas mantuvieron su previsión de que la inflación será del 4,1%.

La tasa básica de interés, que actualmente está en el 6,5% anual, su menor nivel histórico, permanecerá en el mismo nivel este año, según los economistas, mientras que para 2019 la previsión es que suba al 8%.

Los economistas calcularon que la balanza comercial brasileña (exportaciones menos importaciones) tendrá un superávit de US$57.810 millones, inferior a los US$58.280 millones previstos el lunes pasado.

Para el año que viene, las previsiones sobre la balanza comercial fueron reducidas, de un superávit de US$49.700 millones a US$49.500 millones.