Sao Paulo. El mercado recortó sus pronósticos para el principal indicador de inflación de Brasil este año por tercera semana consecutiva, en reflejo a un reciente declive en los precios de los alimentos y a expectativas de que baje el costo de los combustibles en las próximas semanas.

El referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) probablemente subirá un 6,27% este año, que se compara a un 6,31% estimado previamente, según el sondeo semanal Focus del Banco Central entre entidades financieras publicado este lunes.

Sin embargo, los economistas elevaron ligeramente la previsión de los precios al consumidor del 2012 a un alza del 5,10% respecto al 5% de la semana anterior.

Las cifras reflejan recientes datos que apuntan a una desaceleración en las alzas de precios de los alimentos y de los bienes de consumo duraderos, como electrodomésticos.

Las lecturas de inflación hasta septiembre podrían bajar mientras aumenta la actividad en la temporada de cosecha y bajan los precios internacionales de las materias primas, lo que podría reducir los costos del etanol, la gasolina y los alimentos básicos.

Tasa de interés

Recientes comentarios de las autoridades que apuntaron a reafirmar su compromiso de contener el mayor incremento en los precios al consumidor en seis años, llevaron a los economistas a mantener sin cambios su previsión de la tasa de interés referencial, Selic, en un 12,50% anual para fines de este año.

La tasa Selic es actualmente de un 12%. El Banco Central ha tomado una postura más dura contra la inflación recientemente, tras un alza en los precios del petróleo luego de disturbios políticos en Oriente Medio y el norte de Africa en el primer trimestre que provocaron un alza de los precios de las materias primas a nivel global.

"Tomando en cuenta que la retórica del Banco Central que apunta a reforzar el compromiso con la meta (de inflación), no creemos que el Copom (Comité de Política Monetaria del Banco Central) señale una pausa (...) pese a las cifras más favorables que vendrán en el frente inflacionario", escribió en una nota a clientes Zeina Latif, una economista para Brasil del Royal Bank of Scotland.

El Banco Central tiene una meta de inflación del 4,5% para este año, con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales.

En el mismo sondeo, los economistas encuestados proyectaron un crecimiento del 4% de la mayor economía de Latinoamérica para este año, sin cambios frente al sondeo anterior.

La economía de Brasil creció un 7,5% el año pasado, en su ritmo más rápido en 24 años.

El sondeo Focus también mostró que los analistas consultados estiman que la moneda local, el real, se fortalecerá a 1,62 unidades por dólar a fin de año, lo que se compara con el cálculo de 1,65 reales por dólar del sondeo anterior.