Santiago. Un esperado regreso de los inversores extranjeros y el inminente cierre de millonarios negocios de empresas locales devolverían el impulso a la bolsa chilena en el segundo semestre, tras un magro desempeño en la primera mitad de este año.

La concreción de la fusión de la aerolínea chilena LAN con la brasileña TAM o compras de las poderosas minoristas locales en otros mercados de la región mantiene esperanzados a los analistas, que ven un alza mayor al 10% desde los actuales niveles hasta el final del 2011.

El índice de acciones líderes IPSA cayó cerca de 3% en los primeros seis meses del año, en parte por una toma de ganancias luego de un brillante 2010 en el que trepó más de 37%.

Además una ola de ofertas primarias y secundarias forzó a los inversionistas a vender títulos para usar el efectivo en esas operaciones.

Durante el segundo trimestre del año los mercados emergentes perdieron inversionistas porque la crisis de deuda en Europa parecía ceder y ante las perspectivas de que las tasas de interés en los países desarrollados comenzarían a subir de los mínimos actuales.

Pero el panorama global volvió a quedar en sombras por la débil situación de Grecia y el fantasma de un incumplimiento de pagos de Estados Unidos.

"Vimos una salida de extranjeros, pero eso se está dando vuelta por el carácter más defensivo de la bolsa, los inversionistas buscan resguardarse frente a lo que está sucediendo afuera", explicó Mabel Weber, analista de la correduría Bice Inversiones.

Las perspectivas para las empresas chilenas no han cambiado y se espera que las utilidades suban al menos un 10% este año, agregó Weber, de la mano de una expansión de la economía doméstica que sería de entre 6% y 7%.

"Los extranjeros hicieron una toma de utilidades y pusieron los flujos en países desarrollados, pero ahora como estos tienen problemas importantes se ha notado que han regresado", dijo Alfredo Parra, analista de EuroAmerica.

La caída que sufrió la plaza chilena en la primera mitad del año no fue sorprendente comparado con sus pares de la región. En el mismo período la bolsa peruana se derrumbó 19%, mientras que los mercados de Brasil y Colombia perdieron casi 10%.

La Polar, un lastre. En junio la plaza chilena sufrió un duro traspié porque la minorista La Polar admitió que refinanció créditos de cientos de miles de clientes sin consultarles y aplicándoles altos intereses, lo que desplomó sus acciones.

El caso contagió a otras empresas del sector. Los títulos de las gigantes regionales Cencosud y Falabella cayeron ante temores de un aumento en la regulación que pueda afectar sus ganancias.

Ese caso, mas una demora en el proceso de aprobación de la fusión de LAN y TAM prendieron luces de alarma, pero las proyecciones para el mercado siguen siendo positivas.

"Nuestra visión para el IPSA es de 5.460 puntos hacia fines del 2011, pero ahora está en revisión por lo que ha sucedido en el último mes", dijo Parra, de la correduría EuroAmerica.

Sin embargo, aclaró que si el escándalo de La Polar se desactiva en silencio, su pronóstico hasta podría subir.

Oportunidades. Claudio González, gerente de estudios de la correduría Tanner, dijo que el escenario mejoraría si cede el cono de sombra sobre el sector minorista y si se concretan "los proyectos de expansión de las empresas grandes del sector".

"Hay varios sectores que han estado bien golpeados el último tiempo, el 'retail' tiene precios atractivos en los papeles más grandes como Cencosud y Falabella y las salmoneras también han estado bastante presionadas, pese a los buenos fundamentos", agregó González.

Otras firmas que son vistas con buenos ojos por los analistas son las eléctricas, principalmente las generadoras, dado un mejor escenario hídrico que elevaría sus márgenes.

Las corredurías destacan principalmente las oportunidades en las generadoras Colbún y Endesa.