Santiago. Sin mayores sorpresas recibió el mercado chileno el alza de tasa de interés de 50 puntos base, a 1%, decretada por el Banco Central.

Aunque la mayoría de los analistas esperaba que el instituto emisor concretara el aumento anunciado el mes pasado, se estimaba que el incremento sería de 25 puntos.

Con el primer incremento en 10 meses, el organismo abrió un ciclo de normalización del estímulo para evitar presiones inflacionarias ante un mayor dinamismo de la economía.

Según Banchile Inversiones, la medida es coherente con las perspectivas de llevar la tasa de política monetaria (TPM) a un rango de 2,5% a fin de año.  

"El comunicado confirmó la necesidad de seguir retirando el estímulo monetario, lo cual, en nuestra opinión, resulta consistente con una TPM en torno a 2,5% al cierre de año”, destacó.

Presiones inflacionarias. La decisión del organismo de subir la tasa ocurre luego de que la inflación se ubicara en 0,4% en mayo, acumulando una variación de 1,7% en los primeros cinco meses de este año.

El instituto emisor ha estimado una inflación de 3,7% para 2010, en medio de mayores presiones de demanda empujadas, en parte, por labores de reconstrucción y reposición de bienes tras el terremoto.

Al respecto, Alejandro Puente, economista jefe BBVA Research en Chile, dijo que el "Banco Central estima que la fuerza con que está aumentando la demanda agregada tarde o temprano deberá suponer presiones inflacionarias a las cuales es mejor anticiparse”.

Recalentamiento. Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody's, dijo que la decisión implica que el Banco Central "está viendo algo que los mercados todavía no alcanzan a ver, posiblemente un rebote inflacionario más fuerte a raíz de la fuerte recuperación económica derivada del proceso de reconstrucción después del terremoto”.

"Esto da la impresión de que el Central está viendo señales de sobrecalentamiento económico hacia la segunda mitad del año y se anticipa con un alza de 50 puntos para bajarle la fiebre a la economía", agregó.

En su comunicado, el Banco Central reiteró que seguirá usando sus políticas con flexibilidad para que la inflación proyectada se ubique en 3% en un horizonte de 18 a 24 meses, agregó la entidad.