Madrid/Francfort. España y Francia recibieron algo de alivio en sus subastas de bonos del jueves y prolongaron una escalada en los mercados de deuda soberana de la zona euro desde que el Banco Central Europeo inundó a los bancos con dinero barato en diciembre.

Pero débiles resultados corporativos demostraron que la "economía real" de Europa está sufriendo cada vez más con la crisis de deuda del bloque luego de que el desempleo alcanzara un nuevo récord histórico esta semana.

Madrid y París recibieron una sólida demanda y gozaron de una baja en sus costos de endeudamiento pese a las recientes rebajas de calificaciones crediticias que sufrieron por parte de

Standard & Poor's el mes pasado. "Estamos viendo que todas esas dudas que se tenían sobre el impacto de las degradaciones de notas sobre los mercados primario y secundario eran infundados", dijo el estratega de tasas Michael Leister de DZ Bank en Fráncfort.

La crisis de deuda del bloque monetario de 17 países pesó duramente sobre los resultados de empresas conocidos este jueves. El gigante bancario alemán Deutsche Bank registró pérdidas en el cuarto trimestre pese a que redujo su exposición a los estados más débiles de Europa.

El saliente presidente ejecutivo del banco, Josef Ackermann, dijo que los acreedores privados estaban muy cerca de alcanzar un acuerdo que reduzca la deuda de Grecia y que evite una caótica moratoria en la zona euro.

Ackermann instó a los bancos centrales de la región a hacer una contribución para cerrar una brecha de financiamiento para un segundo rescate a Atenas una vez que los bancos asuman una pérdida de 100.000 millones de euros en deuda griega, es decir, una quita de cerca del 70 por ciento del valor presente neto de sus tenencias.

El Gobierno griego dijo que había completado el grueso de las negociaciones con sus prestamistas internacionales para un nuevo rescate, pero que todavía no se alcanzaba un acuerdo sobre temas como salarios, pensiones y la recapitalización de los bancos.

Rapidez

La llamada "troika" de la Unión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional está negociando sobre las condiciones para un segundo paquete de rescate después de que Atenas no cumpliera con las metas de ingresos o las promesas de reforma económica de su primer programa.

Atenas se apresura a concluir negociaciones con los acreedores para un rescate de 130.000 millones de euros para desbloquear los fondos antes del próximo mes, cuando debe pagar enormes vencimientos de bonos.

Banqueros y autoridades han dicho que el plan de rescate debe estar finalizado antes de que se anuncie un acuerdo de canje de deuda con tenedores privados de bonos.

Los ministros de Finanzas de la zona euro celebrarán una reunión especial el próximo lunes 6 de febrero para discutir el paquete griego.

La troika ha exigido nuevas medidas que incluyen la reducción del salario mínimo y de los bonos de vacaciones.

Sin embargo, estas demandas han encontrado resistencia en Atenas, donde las autoridades temen que nuevos recortes puedan profundizar una ya brutal recesión y las cargas que deben soportar los sufridos griegos.

El portavoz del Gobierno Pantelis Kapsis dijo al canal de televisión MEGA todavía quedan tres o cuatro puntos de fricción.

"Las discusiones son muy difíciles. Por un lado, existe presión para retomar rápido la competitividad de la economía. Estamos diciendo que hay claramente un problema de competitividad. Por otro lado, también está el tema de la recesión, que es muy importante para Grecia", dijo Kapsis.

Mientras la zona euro se cuadra con los recortes del gasto público y las alzas de impuestos, malas noticias de tres importantes empresas de Europa pusieron de relieve la creciente preocupación por la necesidad de un mayor énfasis en la reactivación del crecimiento.

La farmacéutica anglo-suiza AstraZeneca dijo que recortaría 7.300 puestos de trabajo y advirtió de una caída en las ganancias de hasta un 18% este año, debido en parte a la presión de los gobiernos europeos sobre los precios de los medicamentos.

La multinacional Unilever, que normalmente se apoya en el crecimiento de los mercados emergentes, pronosticó un año difícil ya que este apoyo ha ido disminuyendo,

y la demanda en Europa y América del Norte se ha mantenido plana.

Y el fabricante de electrodomésticos Electrolux prevé condiciones difíciles para el mercado de Europa este año, luego de presentar una caída de cerca del 40% en las ganancias anuales.

Esperanza China. El primer ministro chino, Wen Jiabao, dijo que Pekín está considerando una mayor participación en los fondos de rescate de la zona euro, el temporal Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y su sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)

Wen hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, en Pekín, pero no hizo ningún compromiso financiero explícito.

Agregó que China, que ha hecho comentarios similares en el pasado pero sin compromisos concretos, todavía está estudiando cómo se podría prestar más apoyo.

Se espera que el MEDE, el fondo permanente de rescate de la zona euro de 500.000 millones de euros (US$650.000 millones), que tiene previsto entrar a operar en julio, reemplace al FEEF, un fondo temporal que ha sido utilizado para rescatar a Irlanda y Portugal, y ayudará en un segundo paquete de asistencia a Grecia.

Wen dijo que es importante resolver la crisis de deuda del euro y que Pekín apoyará los esfuerzos de Europa por estabilizar a su moneda.