El mercado brasileño elevó sus pronósticos sobre la inflación este año a 10,04% mientras que la economía deberá caer 3,10%, según un informe divulgado por el Banco Central.

Los datos, publicados en el Boletín Focus, que cada lunes publica el ente emisor tras entrevistar a un centenar de economistas del mercado financiero, situaron por primera vez este año una inflación en Brasil de dos cifras, superior al 9,99% previsto la semana pasada.

De cumplirse los pronósticos, sería la mayor tasa inflacionaria del país desde 2002, cuando se ubicó en el 12,53%. Para 2016, la tasa fue calculada en el 6,5%.

Por su parte, el Producto Interior Bruto (PIB) debe contraerse un 3,10%, el mismo previsto la semana pasada y que debe ser el peor resultado en los últimos 25 años.

Para 2016 se prevé una nueva contracción, de 2%, superior al 1,90% proyectado la semana pasada.

Los analistas mantuvieron sus proyecciones sobre la tasa básica de interés en el actual 14,25%, mientras que el dólar debe cotizarse a finales de año en los 3.96 reales por dólar, ligeramente inferior a los 4 reales por dólar previstos la semana pasada.