Los fondos de renta variable de los mercados emergentes sufrieron sus mayores salidas de dinero desde la crisis financiera de 2008 en la semana al jueves, debido a que los inversores se preparan para una posible alza de tasas de interés en Estados Unidos este año, la primera en casi una década.

Los inversores retiraron una cantidad neta de US$9.270 millones de los fondos de renta variable de los mercados emergentes en la semana hasta el 10 de junio, según los proveedores de datos EPFR, de los cuales US$7.900 millones fueron de fondos asiáticos.

China reportó el mayor flujo de salida de su historia, tanto en términos de dólares (US$7.120 millones) como del porcentaje de activos gestionados (2,14%), señaló Morgan Stanley.

No obstante, esto se debió sobre todo a una retirada de US$5.100 millones de un único fondo chino cotizado en bolsa, según el Bank of America Merrill Lynch.

"Aquí viene la Fed", afirmaron analistas de BAML en una nota el viernes.

Globalmente, US$12.000 millones netos salieron de los fondos de inversión y de bonos, la primera vez este año que ambos ítems reflejan una pérdida, destacó BAML.

Estos flujos están a la baja en general debido a la creciente posibilidad de que la Reserva Federal empiece a subir las tasas en septiembre, señalaron.

La salida de US$5.900 millones de los fondos globales de bonos fue la mayor en 18 meses, liderada por las amortizaciones de los altos rendimientos y los fondos de los mercados emergentes.

Si los bonos gubernamentales globales concluyen el año en los niveles actuales, registrarían la mayor salida anual sobre la base de los retornos totales desde 1994 -cuando la Fed se embarcó en un ciclo de endurecimiento que llevó las tasas de interés del 3 al 6 por ciento a principios de 1995- y la segunda mayor en 30 años, indicó BAML.