Buenos Aires. La bolsa y los bonos de Argentina se derrumbaban este jueves, con un brusco aumento en el riesgo país, afectados por una marcada aversión global al riesgo ante temores a un menor crecimiento económico mundial.

Esta debilidad, que se reflejaba en los influyentes mercados externos, se trasladaba al peso hasta valores mínimos históricos.

Morgan Stanley recortó sus previsiones del Producto Interno Bruto (PIB) global para el 2011 a un 3,9% desde un 4,2%, y a un 3,8% desde un 4,5% para el 2012.

"Hay un fuerte sacudón de mercados ante la percepción de los peligros de una recesión mundial. Lo llamativo es que en Argentina no existe poder de compra a pesar de que los precios (de activos) lucen atractivos", dijo Jorge Alberti, operador del portal ElAccionista.com.

A las 1620 GMT, el índice bursátil Merval de Buenos Aires bajaba un 3,58% a 2.886,57 unidades, liderado por los papeles de la brasileña Petrobras con una caída del 4,93%.

En la plaza extrabursátil de deuda RPLATC, el promedio negativo era del 1%, destacándose la baja del 1,7% anotada en el 'Boden 12' en dólares.

El riesgo país argentino 11EMJ subía 12 puntos básicos a 741 unidades.

Alberti agregó que "el inversor no individualiza empresas en cuanto a sus condiciones, sino que ante el nerviosismo global, trata de moverse entre las acciones más líquidas para hacerse de efectivo (...) Por eso en los bonos reina la vulnerabilidad".

El peso argentino marcaba nuevos valores mínimos históricos, ante tomas de coberturas en dólares por parte de inversores privados en medio de la incertidumbre mundial.

La actividad cambiaria mayorista arrojaba una depreciación del 0,12% a 4,17/4,1725 por dólar, en tanto que en el segmento marginal bajaba un 0,29% a 4,3675/4,3725 unidades ARSB=.

Operadores estimaron que el Banco Central se mantenía alejado del mercado durante la primera parte de la sesión.