Las bolsas chinas rebotaron con fuerza este jueves, cortando una racha bajista de cinco días, ya que el rally de Wall Street aportó algo de calma a unos tambaleantes mercados globales.

Los inversores locales y extranjeros acudieron en busca de gangas tras un hundimiento de más del 20% de los principales índices del país la semana pasada.

Pero los operadores dijeron que el mercado continuaba siendo vulnerable a las ventas repentinas, ya que los inversores que compraron acciones usando financiación colateral continúan desinvirtiendo, y las perspectivas de la economía china continúa siendo débil.

El índice de blue-chip CSI300 saltó un 6% a 3.205,64, mientras que el Índice Compuesto de Shanghái Composite Index ganó un 5,4%, a 3.083,59 puntos.

Ambos índices lograron sus mayores subidas porcentuales diarias en casi dos meses.