Shanghái. Los mercados bursátiles chinos se desplomaron este jueves y los índices bajaron más de 6% con volúmenes récord, por una ola de ventas disparada por la decisión de importantes corredurías de aumentar las garantías requeridas en ciertas transacciones.

El índice CSI300 <.CSI300> y el índice compuesto de Shanghái <.SSEC> cayeron en las operaciones de la tarde y terminaron a la baja y en 6,5%, respectivamente, en su peor día desde el 19 de enero, cuando los mercados cayeron más de 7%.

En términos de puntos perdidos, ambos índices sufrieron su mayor pérdida diaria desde 2008.

La brusca caída de los mercados ocurrió justo después de algunas de las más relevantes casas de bolsa decidieron subir los requerimientos de márgenes para operaciones, lo que en la práctica eleva el monto del dinero que los inversores deben dejar en depósito para algunas de sus operaciones.

Una asociación de la industria de corretaje en China, que se rige por los lineamientos de los reguladores, recomendó el mes pasado a sus socios revisar los ratios de depósitos y garantías exigidas a los clientes en un esfuerzo por reducir los riesgos.

En la Bolsa de Shanghái, las acciones registraron un volumen de transacciones de 1,2 billones de yuanes (US$193.570 millones), un máximo histórico, por la ola de ventas.

En Hong Kong, el índice Hang Seng <.HSI> cerró con una baja de 2,2% y el índice China Enterprises <.HSCE> perdió 3,5%.

Los mercados de acciones de China habían subido más de 140% en los últimos doce meses, pese a la debilidad de la economía.