Berlín. Grecia debe entender que la ayuda financiera aportada por otros países también es una obligación, afirmó este jueves la canciller alemana, Angela Merkel.

En un discurso ante la Cámara baja del Parlamento alemán, Merkel advirtió que el país heleno todavía tiene un camino largo y accidentado por recorrer antes de resolver la crisis de su deuda soberana.

Merkel señaló que los socios internacionales están ahí para ayudar a Atenas, pero Grecia debe entender la ayuda como una obligación de reformar su presupuesto y de "esforzarse en ello para que así, algún día, no necesite más ayuda".

Para ampliar las discusiones con Grecia, Merkel ha invitado a su primer ministro, Alexis Tsipras, a visitar Berlín este lunes. "Estoy deseando su visita", aseveró la canciller.

Merkel también reiteró su advertencia sobre las graves consecuencias de una desintegración de la eurozona. En este sentido, argumentó que si el euro fracasase también lo haría Europa, porque el euro no es solo una moneda, sino también una expresión de la voluntad de unir los pueblos de Europa.

Los líderes europeos se reunirán en Bruselas la noche de este jueves con el objetivo de analizar medidas para afrontar la situación de Grecia, aunque la canciller comentó que cree que no se alcanzará solución alguna en esta cumbre.