"Francia y Alemania han ofrecido a Grecia y al primer ministro griego, Alexis Tsipras, ayudarle siempre que haya que abordar cuestiones, o darle asistencia", dijo la canciller alemana, Angela Merkel, a los periodistas al entrar a la cumbre de la UE y la Asociación Oriental que concluye este viernes en Riga.

La canciller, que mantuvo un encuentro con el presidente francés, Francois Hollande, y Tsipras, en la noche del jueves, aseguró que esté transcurrió en un ambiente "muy amigable y constructivo". "Pero también está claro que hay que seguir trabajando con las tres instituciones (el FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea). Todavía queda bastante por hacer", agregó.

"Acuerdo debe cerrarse con las tres instituciones". "El cierre (de un acuerdo) tiene que hacerse con las tres instituciones y hay que trabajar muy intensamente", insistió Merkel. La reunión a tres bandas tuvo lugar anoche después de la cena de líderes que dio inicio a la cumbre de Riga, y tras ella, el portavoz del Gobierno griego, Gavriil Sakelaridis, se mostró optimista acerca de que se pueda llegar con los acreedores a un acuerdo antes de finales de mes.

"Están dadas todas las condiciones" para que así sea, señaló el portavoz en declaraciones a la televisión privada Skai en Riga. Sakelaridis adelantó que el acuerdo incluirá "todas las cuestiones", entre ellos los temas espinosos de las pensiones y el mercado laboral, pero reiteró que el Gobierno de Syriza no cruzará sus líneas rojas, en alusión a las promesas electorales de no bajar pensiones ni salarios, ni llevar a cabo una mayor desregulación del mercado laboral.

Tsipras tiene previsto mantener hoy otro encuentro con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al margen de la cumbre, para tratar sobre las negociaciones de la deuda.