Berlín. La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Mario Monti, acordaron hacer todo lo posible para proteger a la zona euro de la crisis y decidieron implementar rápidamente las medidas aprobadas por los líderes de Europa en junio, dijo este domingo en un comunicado en Gobierno en Berlín.

La retórica del escrito, emitido tras una conversación telefónica sobre la zona euro entre ambos líderes el sábado, se produjo luego de un compromiso similar expresado este viernes por Merkel y el presidente francés, Francois Hollande, y este jueves por el jefe del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

El comunicado añadió que Monti aceptó una invitación de Merkel para visitar la capital alemana en la segunda quincena de agosto.

Los líderes europeos han lanzado una ofensiva en los últimos días, al resaltar su compromiso para abordar los problemas de deuda del bloque y buscar restaurar la calma tras una semana en la que los rendimientos de los bonos españoles tocaron un máximo de la era del euro y Grecia avivó los temores porque parece incapaz de cumplir con los términos de su último rescate.

Los comentarios de Draghi fueron interpretados por los mercados como una señal de que el BCE podría revivir su programa de compra de bonos soberanos de naciones en crisis en el mercado secundario.

Grecia, que está cerca de la bancarrota, lucha desesperadamente por realizar más ahorros. Representantes de sus acreedores internacionales están en Atenas para evaluar sus progresos y decidir si seguirán desembolsando o no la ayuda por 130.000 millones de euros prometida con el último rescate.

Líderes políticos griegos acordaron la mayoría de las medidas de austeridad exigidas por los acreedores, dijo el domingo una fuente cercana a las discusiones, y ahora buscan cortes de pensiones y salarios para anotar los últimos 1.500 millones de euros en ahorros que deben hacer.

Grecia debe identificar ahorros totales por 11.500 millones de euros para 2013 y 2014 a fin de satisfacer a sus prestamistas cada vez más impacientes.

Sin embargo, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, dijo el domingo al diario Welt am Sonntag que ya no había espacio para realizar más concesiones a Grecia , una postura similar a la expresada por el ministro de Economía germano, Philipp Roesler.