Ciudad de México. A pesar de la alta volatilidad que ha sufrido el tipo de cambio en los últimos días, los especialistas confían en que la paridad retorne a 15.26 pesos por dólar al cierre del presente año y cierre en 15.01 al término de 2016, informó ayer el Banco de México.

Esta previsión es, no obstante, un ajuste al alza, ya que hace un mes esperaban que el tipo de cambio cerraría 2015 en 15.08 pesos por dólar y en 14.81 al año siguiente.

En la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado para Junio de 2015, los expertos calculan que el tipo de cambio alcanzará su nivel máximo en septiembre de este año, cuando promedie 15.42 pesos por dólar durante el mes. Luego bajará a 15.37 en promedio en octubre, a 15.29 en noviembre, mientras que alcanzará 15.26 en diciembre.

Confían en que la inflación estará acorde con el bajo crecimiento económico, por lo que estiman que cierre en 2.91 por ciento anual, mientras que hace un mes la esperaban en 2.96 por ciento.

Para 2016, se hace una revisión similar a la baja hasta 3.36 por ciento, desde 3.40 por ciento.

La expectativa de crecimiento del PIB en junio para México se mantiene relativamente sin cambios respecto a la de mayo, ubicándose en 2.60 por ciento, en tanto que hace un mes lo calculaban en 2.66 por ciento, después de la sensible revisión a la baja entre abril y mayo en más de dos décimas de punto.

Los especialistas prevén que el crecimiento de la economía nacional repuntará en 2016 a 3.20 por ciento, mientras que en 2017 lo hará en 3.66 por ciento. Confían que en promedio para los próximos diez años el PIB del país crecerá 3.65 por ciento.

Reiteran que los tres principales factores que pueden afectar el crecimiento económico son: la inseguridad; la disminución de la producción petrolera y la debilidad del mercado externo.

La expectativa para la tasa de fondeo interbancario se mantiene estable en 3.33 por ciento para finales de 2015, con un primer aumento durante el cuarto trimestre del año de 35 puntos base; a partir de entonces se prevé un alza promedio de 20 puntos base cada trimestre hasta el cierre de 2016. Las variaciones previstas en cuanto al número de trabajadores asegurados en el IMSS para los cierres de 2015 y 2016 se mantuvieron en 674 mil plazas más en 2015, y 717 mil al año siguiente.