La tasa de desempleo en el país sigue su marcha descendente, y en agosto de este año fue de 4,7% de la población económicamente activa (PEA), su nivel más bajo desde 2008, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Pese a esta mejora en la cantidad de personas ocupadas, indicadores que miden la calidad del empleo no han mostrado la misma tendencia favorable.

El subempleo, que mide la necesidad de trabajar más horas por insuficiencia de ingresos, pasó de 7,7% de los ocupados en agosto de 2014 a 8,4% en agosto de 2015; mientras que la tasa de empleo asalariado, es decir, el porcentaje de ocupados que recibe alguna remuneración por su trabajo, cayó de 64.5% a 63,7%.

Otros indicadores de calidad en el empleo que mostraron un deterioro fueron: la tasa de condiciones críticas de ocupación, que mide la población ocupada que trabaja más de 48 horas a la semana y recibe hasta dos salarios mínimos, creció de 12% a 12,6% de los ocupados entre agosto de 2014 y 2015; y la tasa de informalidad laboral, es decir, los ocupados sin acceso a la seguridad social, avanzó de 57,1% a 57,4% en el mismo lapso.