Ciudad de México. El gobierno mexicano prevé poca emisión de nueva deuda externa en 2011, al tiempo que el país busca conseguir hasta US$5.000 millones en crédito principalmente para ajustar su cronograma de amortización, señaló este lunes un alto funcionario de la Secretaría de Hacienda.

Gerardo Rodríguez, titular de la Unidad de Crédito Público de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dijo a Dow Jones Newswires en una entrevista telefónica que en principio se está trabajando bajo el supuesto de que México sólo accedería a los mercados de deuda externa para refinanciar sus vencimientos, los que bordean los US$1.500 millones a nivel del gobierno federal.

Rodríguez sostuvo que se trata de un cronograma de amortización relativamente ligero, de modo que hay mucho espacio para maniobrar.

Además de reemplazar deuda de mercado por vencer, el techo de US$5.000 millones en nueva deuda en la propuesta de presupuesto federal para 2011 del presidente mexicano, Felipe Calderón, ajustará emisiones de empresas del sector público como Petróleos Mexicanos, o Pemex, y deuda con entidades multilaterales como el Banco Mundial.

El Congreso mexicano autorizó la emisión de nueva deuda externa por US$8.000 millones para 2010 y México ha vendido casi US$4.000 millones en bonos globales este año.

Para lo que queda de 2010, Rodríguez indicó que México ya prácticamente terminó de emitir deuda en los mercados de dólares y euros, pero que la prevista emisión del país de 150.000 millones de yenes está programada para octubre.

Los bonos Samurai son valores denominados en yenes emitidos en Japón por prestatarios extranjeros.

Rodríguez señaló que las condiciones de la próxima emisión de bonos Samurai aún no se determinan, si bien mencionó que la emisión hará alusión a los términos y condiciones de la exitosa colocación de México en diciembre pasado de Y150.000 millones en bonos a 10 años denominados en yenes con un rendimiento del 2,22%. En ambos casos, los bonos conllevan una garantía del Banco de Japón para la Cooperación Internacional.

Nomura Securities Co., Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities Co. y Mizuho Securities Co. son los agentes colocadores de la emisión de bonos Samurai de octubre.

La calificación de deuda soberana de México se encuentra a tres escaños del grado de inversión, o "Baa1", según Moody's Investors Service y un escaño por debajo del grado de inversión en "BBB" según Standard & Poor's y Fitch.