México D.F. La propuesta de México en la reunión del G-20 se centrará en torno a pedir que se evalúen los atractivos del país por sobre el tema de la seguridad. También exigirá la cooperación y no la aplicación de políticas unilaterales; rechazará gravar los flujos de capital.

La imagen que México buscará promover en la cita es la de una nación responsable en el manejo de sus finanzas, sobre todo en lo relacionado con el déficit público, señaló El Universal.

El titular de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Hacienda, Ricardo Ochoa –quien acompaña al presidente Felipe Calderón en el encuentro- , explicó que la inseguridad “es un tema que habría que descomponer y tomarlo en relación con otros aspectos positivos de la economía mexicana. En ese sentido hay aspectos positivos que predominan ahora en cuanto a los destinos de flujo de capital”.

Ochoa enfatizó que “México tiene una política cambiaria flexible que conjuntamente con el manejo de la política fiscal y monetaria nos da los instrumentos para poder abordar un manejo un poco más adecuado de los flujos de capital. La coordinación de estas tres políticas permite establecer esquemas que puedan desincentivar los movimientos abruptos de entrada o salida de los flujos de capital”.

En el G-20, Felipe Calderón insistirá ante sus pares del grupo en la necesidad de llegar a acuerdos en la cumbre sobre el cambio climático, que se llevará a cabo en Cancún en diciembre.