Ciudad de México. Turquía, India, Argentina, Brasil y México registraron “robustas entradas de inversiones extranjeras de portafolio” en enero, por US$42.700 millones, estimó el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

Con información preliminar de las instituciones financieras, miembros del IIF previeron que el mercado mexicano atrajo US$3.700 millones, esto es 8,6% del total de los ingresos del mes.

Este flujo hacia México completa un segundo mes consecutivo de entradas y muestra una importante recuperación desde los US$800 millones que llegaron desde el exterior, en diciembre.

Tras identificar este comportamiento positivo hacia México, elevaron su pronóstico sobre el flujo anual de capitales no residentes al mercado mexicano, de los US$12.900 millones que estimaron en enero a US$15.200 millones que, prevén, podrían ingresar en inversiones de cartera.

Pese a la corrección al alza en su previsión, de confirmarse esta entrada, será inferior a US$16.300 millones documentados en todo el año pasado.

La entrada de inversión de cartera al mercado mexicano en enero y la de-saceleración prevista confirman lo dicho el miércoles pasado por el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, quien aseveró que “las fuentes externas de recursos financieros se han reducido”.

La entrada de inversión de cartera al mercado mexicano en enero y la desaceleración prevista confirman que “las fuentes externas de recursos financieros se han reducido”.

Hacia delante, el banquero central consignó que “en la medida que se tenga la mayor certeza posible” sobre los eventos que hoy alimentan la volatilidad, como son el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones de julio, “un resultado adecuado abonaría a favor”.

El factor incertidumbre. En otro informe paralelo divulgado por el IIF, precisaron que los riesgos políticos serán un factor de presión para conseguir fondeo entre los bancos de economías emergentes de América Latina el próximo trimestre.

En noviembre pasado, el economista sénior para América Latina del IIF, Martin Castellano, había observado que “la combinación de la negociación del TLCAN y las elecciones tendrá un impacto en la inversión”.

Advirtió, desde entonces, que los inversionistas ya estaban en “modo de espera”.

Para los demás mercados emergentes, los 17 que toman como base para este reporte, consideran que los principales riesgos para el flujo de capitales no residentes este año serán un dólar fuerte, el aumento de la inflación y de las tasas de economías avanzadas.

El contraste. Los estrategas del IIF, liderados por Sonja Gibbs, estimaron que en febrero se habría presentado la primera contracción de capitales no residentes hacia mercados emergentes y con ello terminó la racha positiva de 14 meses de entradas netas que habían observado.

La reversa de capitales extranjeros de febrero fue dirigida por salidas de inversiones de portafolio por US$5.800 millones, donde deshicieron posiciones de forma preponderante de China, por US$4.600 millones.

A pesar de la incertidumbre con la que inició el año, el instituto prevé que los inversionistas no residentes continúen llevando sus capitales hacia mercados emergentes, en un aproximado de US$1,25 billones en todo el 2018. Esta cifra apenas supera los US$1,19 billones que ingresaron los extranjeros en este tipo de mercados en el 2017 y rebasa los US$1,23 millones que dirigieron a estos mercados en el 2014.

El Instituto de Finanzas Internacionales cuenta con una importante membresía que incluye a instituciones como Lloyds Banking Group, BlackRock Inc, Banco Bradesco, Bancolombia, Interacciones, BBVA Bancomer, Grupo Financiero Banorte, Nomura Holdings, KBC Bank, China Life Insurance Company, JSC VTB Bank, CaixaBank, Nordea Bank AB, Abhu Dhabi Global Market, entre otros 450 miembros.