El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en temas económicos, pronosticó que este año la economía mexicana crecerá 3,2% apoyada por el impulso al consumo que dará el próximo proceso electoral.

En su Análisis Económico Ejecutivo apunta que la debilidad del mercado interno podrá contrarrestarse con los recursos que se ejerzan durante el periodo electoral. “Esto será un impulso al consumo y podría incidir para que el PIB pueda crecer por arriba del 3%”.

De acuerdo con el organismo dirigido por Luis Foncerrada Pascal, la cifra podría ser mayor si se atiende con la mayor rapidez posible la corrupción, impunidad e inseguridad, factores que representan un alto costo para la actividad productiva y los hogares. “Hay que tener presente que en muchas regiones del país con gran potencial de valor agregado, la inversión simplemente está ausente por estos problemas”.

Sin embargo, destacó que la semana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía informó que durante el cuarto trimestre del 2014 el Producto Interno Bruto creció a una tasa anual de 2,6%, lo que si bien significó su mayor ritmo de avance desde el mismo periodo del 2012, esto permitió que el crecimiento de la economía durante todo el año fue de 2,1%.

Refiere que la cifra está notoriamente alejada de los pronósticos oficiales que se hicieron a principios del sexenio, cuando se anticipaba un crecimiento de 3.9 por ciento, para ubicarse en el nivel mínimo del rango de la última previsión de la Secretaría de Hacienda, que anticipaba un avance de 2,1% a 2,6%.

El documento destaca que la precarización del empleo ha sido un factor que ha inhibido un mayor dinamismo del consumo, toda vez que si bien el empleo formal medido como los trabajadores asegurados en el IMSS aumentó en 714 mil 526 personas durante el 2014, la población ocupada total según la Encuesta Nacional de Empleo, se redujo en 121 mil 803 en el mismo lapso, lo que deja clara la necesidad de una mayor creación de puestos de trabajo para cubrir las necesidades de la población.

En materia salarial se observa que mientras el segmento de ocupados con ingresos superiores a tres salarios mínimos se redujo en un millón 64 mil 515 trabajadores, el grupo de quienes perciben menos de tres salarios tuvo un aumento de 894 mil personas.

[[wysiwyg_imageupload:5435:]]

 

 

 

 


Inseguridad pega al crecimiento. México podría disminuir su ritmo de crecimiento económico en los próximos años si no se presta atención al fenómeno de la inseguridad, manifestaron académicos consultados por Excélsior.

Eduardo Loría, coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos de la UNAM, dijo “hemos hechos algunas estimaciones y nos damos cuenta que las variables de inseguridad sí afectan el crecimiento de largo plazo, cuando empiezan a subir la tasa de secuestros y homicidios”.

En este sentido, sostuvo que los resultados que han obtenido son que “por cada punto porcentual que aumenta la criminalidad, medida por secuestros y homicidios dolosos, que son los que más lastiman a la sociedad, lo que ocurre es que eso deprime en el largo plazo el crecimiento del PIB en tres por ciento”.

Por su parte, Raúl Feliz, profesor investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), señaló que ya existe evidencia de que la inseguridad ha afectado el dinamismo económico, sobre todo que ha mermado la confianza de los agentes económicos.

“Los bajos resultados de la confianza de los consumidores y de los empresarios que se han registrado en los últimos meses ya incorporan el impacto de los fenómenos políticos y de inseguridad que observamos en mayor medida el año pasado”, señaló Feliz.

Para el académico, esta situación puede hacer que el país crezca menos, ya que “proyectamos un crecimiento entre 2.3 y 3.2 por ciento en 2015, pero si siguen agudizándose los fenómenos sociales que afectan a la confianza, creo que estaremos más cercanos a la parte baja del rango comentado”.

Cabe señalar que analistas del sector privado coinciden con las premisas señaladas, ya que la encuesta de expectativas que mide el Banco de México, muestra que desde enero de 2014, es decir por 13 meses, los problemas de inseguridad públicas han sido vistos como el principal factor que podría obstaculizar el crecimiento.

[[wysiwyg_imageupload:5436:]]