El gobierno federal colocó en mercados internacionales un nuevo bono de referencia a diez años, por US$2.000M, con vencimiento a 2025, el cual incluye mejoras en el contrato de deuda externa, tiene un cupón de 3,6% y pagará al inversionista un rendimiento al vencimiento 3,678%, la tasa más baja en la historia de México.

Así lo dio a conocer la Secretaría de Hacienda a través de un comunicado de prensa, en el que para dimensionar la magnitud del logro alcanzado por México en esta emisión, indicó que el rendimiento del nuevo bono mexicano de referencia a diez años equivale a un diferencial de 135 puntos base con respecto a la tasa del Bono del Tesoro Norteamericano al mismo plazo.

La dependencia informó que la transacción tuvo una demanda de más de tres veces el monto emitido, es decir, de más de US$6.000M, y contó con la participación de más de 240 inversionistas institucionales de América, Europa y Asia, lo que refleja la confianza de los inversionistas internacionales en el manejo macroeconómico y en la conducción de las finanzas públicas en el país.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, destacó que “con esta transacción, México reafirma su liderazgo en los mercados financieros internacionales, introduciendo un nuevo marco contractual para emisores soberanos, con el respaldo y aceptación de la comunidad financiera internacional y a un costo históricamente bajo.”

Tras el anuncio de Hacienda sobre la emisión de bonos, Christine Lagarde, directora gerente del FMI, comentó “consideramos muy oportuna la emisión de bonos del tesoro que México hizo hoy y que incluye cláusulas de acción colectiva (CACs) fortalecidas.

“Estas disposiciones son consistentes con los elementos claves de las CACs que nuestro Consejo Ejecutivo aprobó en octubre y que tendrán un papel fundamental en la mejora de la arquitectura de los mercados de deuda soberana. Asimismo, notamos que Kazajistán y Vietnam también han incluido estas disposiciones en emisiones recientes.”