México DF. La confianza del consumidor mexicano cayó sorpresivamente en abril a su menor nivel en ocho meses, reflejando un mayor pesimismo de los mexicanos sobre sus posibilidades de hacer compras de bienes durables, mostraron este miércoles cifras oficiales.

El índice de confianza del consumidor se ubicó en abril en los 89,3 puntos, lo que representa un descenso mensual del 2,78%, de acuerdo con cifras ajustadas por estacionalidad del Instituto de Estadística y Geografía (INEGI).

El indicador ajustado por estacionalidad no había estado en un nivel tan bajo desde agosto pasado, cuando se ubicó en 87,7 puntos.

Analistas consultados previamente por Reuters estimaban que el índice subiría a 93 puntos en abril, contra los 91,9 puntos de marzo.

"La reducción mensual anticipa cierta cautela y/o mayor selectividad en su consumo de corto plazo", indicó Carlos González, analista del banco Scotiabank en un reporte.

De hecho, de los cinco subíndices que componen el indicador de confianza, el que más cayó en abril fue el que se refiere a las posibilidades actuales de la población de realizar compras de bienes duraderos, con un tropiezo del 5,88%.

El índice de confianza del consumidor no ajustado por estacionalidad cayó a 89,7 puntos en el cuarto mes del año, desde 92,2 en marzo.

La recuperación de la economía mexicana ha estado impulsada por las exportaciones ante una fuerte demanda de productos manufacturados en Estados Unidos, aunque economistas opinan que la segunda mayor economía de Latinoamérica debe alentar su consumo interno para lograr un crecimiento más equilibrado.

El gobierno mexicano proyecta una expansión económica del 4,3% para este año, desde el 5,5% del año pasado, pero la actividad productiva y el consumo aún enfrentan secuelas de la severa recesión que sufrió el país.

La economía mexicana se desplomó 6,1% en 2009, su peor caída en 15 años.