México DF. La decisión de China de permitir el fortalecimiento de su moneda es positiva para la economía global y podría reducir el riesgo de crisis financieras futuras, dijo un alto funcionario de México.

China puso término el fin de semana a un régimen cambiario en el que su moneda, el yuan, permaneció atada al dólar durante 23 meses, cediendo a la presión internacional para que permitiera una revaluación del tipo de cambio que ayude a rebalancear la economía global.

"En principio, el que hubiera mayor flexibilidad en el yuan y que eso contribuyera a reducir los desbalances globales, sí es una noticia positiva", dijo a Reuters el jefe de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda, Miguel Messmacher.

Muchos economistas señalan que la debilidad artificial del yuan ayudó a China a amasar una enorme cantidad de reservas de dólares, que atizaron una burbuja crediticia en Estados Unidos.

Messmacher, quien ayuda a diseñar la posición que México tendrá en materia macroeconómica en la cumbre de líderes del Grupo de los 20 esta semana, dijo que aún falta conocer más detalles del plan de China para su moneda.

México es uno de los países que venían pidiendo una revaluación de yuan.

"Va a ser un factor importante y positivo para promover que se reduzcan los desbalances globales que observamos y fue uno de los factores de riesgo asociados a la crisis financiera internacional (desatada en el 2008)", señaló el funcionario.