El director del Banco de México, Agustín Carstens, defendió en Tokio su candidatura como gerente del FMI y subrayó su experiencia “en gestión de crisis”, que consideró puede suponer “una importante contribución” para resolver los problemas que atraviesa Europa.

En una rueda de prensa en la capital nipona, donde busca apoyos con vistas a lograr la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), Carstens insistió en la necesidad de que el nuevo responsable del organismo vea los problemas financieros de Europa “desde una base más objetiva”.

A juicio de Carstens, que compite con la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, para dirigir el FMI, para solucionar la situación de Europa es importante tener a alguien que “no haya estado implicado en la elaboración de políticas que no han sido las adecuadas”

En este sentido destacó su “capacidad para enmarcar problemas y resolverlos” e insistió en que ello puede suponer “una importante contribución” a la hora de afrontar los retos europeos.

Carstens criticó el apoyo de la Unión Europea a la ministra francesa e indicó que la comunidad del viejo continente “no se ha acogido totalmente al espíritu de los compromisos” de una elección transparente y basada en méritos adoptada en el contexto del G20.

El director del Banco Central de México reiteró que Europa es el continente más representativo para el FMI y señaló, que de ser nombrado su máximo responsable, trabajará para concluir las reformas “en términos de voz y representación”

El mexicano subrayó que el hecho de que él se haya presentado como candidato supone que el proceso “está abierto” y que se ha establecido un precedente, “espero que esto ayude a que, si no es esta vez, en el futuro tengamos realmente un proceso abierto, transparente y basado en méritos”, concluyó.