México. A partir de las experiencias y éxitos internacionales, principalmente en China, México desarrollará Zonas Económicas Especiales (ZEE) en el sur-sureste del país, para detonar esa región, considerada como la más rezagada.

Lo que se busca es atraer inversión a la zona y generar empleos "bien remunerados", explicó a Xinhua Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la recién creada Autoridad Federal para el Desarrollo de Zonas Económicas Especiales (AFDZEE), cuya misión es concretar inversiones productivas y convertirlas en polos de desarrollo industrial y regional.

Para ello, según el funcionario, se trabaja en un modelo, tomando como base la experiencia de la sureña ciudad china de Shenzhen.

"Modelos hay muchos, pero el caso de Shenzhen es un modelo que lo tenemos dentro del proyecto que queremos lograr, pues en Shenzhen ha subido en los últimos 30 años 150 veces el ingreso de las personas", explicó Gutiérrez Candiani.

Esos modelos, prosiguió, son los que nos interesan en México porque van muy enfocados no solamente al empleo, sino a la calidad de vida y poniendo en el centro al ser humano.

"China ha sido uno de los principales promotores de las zonas económicas desde hace tres o cuatro décadas (...) El éxito que ha tenido China se debe también a la política pública transversal de generar condiciones muy favorables a la atracción de más inversiones y a la mayor generación de empleos, y eso es parte de lo que se está tratando de hacer", aseveró.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, promulgó el pasado 31 de mayo la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, que busca revertir siglos de rezago, y que tiene como objetivo detonar la productividad de diez estados, mediante la atracción de inversiones en sectores altamente productivos y generadores de empleo.

De acuerdo con Gutiérrez Candiani, las Zonas Económicas Especiales son áreas geográficas con un gran potencial productivo donde se ofrece un entorno de negocios excepcional para atraer inversiones y generar empleos de calidad a partir de incentivos, facilidades y el desarrollo de infraestructura.

Cada una de las zonas tiene su vocación y sus sectores identificados, los cuales, dijo, se van a potencializar "en una idea de que cada una sea complementaria y no compitan entre ellas, estableciendo tiempos muy definidos y priorizados de acuerdo con las carencias y necesidades de cada estado".

El titular de la AFDZEE detalló que en este mismo año se tiene que tener las dedicatorias de las primeras tres ZEE: el Puerto Lázaro Cárdenas, que abarcará municipios colindantes de Michoacán y Guerrero; el Corredor Interoceánico de Tehuantepec, que incluye Coatzacoalcos, Veracruz, Salina Cruz y Oaxaca; y el Puerto Chiapas, en Chiapas.

[[wysiwyg_imageupload:7339:]]

Para 2017, dijo que se espera tener otras cuatro Zonas Económicas Especiales.

Sobre la manera en la que están distribuidos los sectores en estas zonas, Gutiérrez Candiani indicó que en el Puerto Lázaro Cárdenas se ubica el metal, mecánica, la parte automotriz, la aeroespacial y agroindustria.

En el Istmo se enfoca la parte de energía, química y petroquímica, que es muy relevante, agregó.

En el Puerto Chiapas, que es puerta de entrada de Centroamérica, hay una vocación muy clara en materia energética, por la parte de Tabasco y Campeche.

El funcionario adelantó que se están definiendo tres zonas de nicho, una en el central estado de Puebla, que sería para una proveduría de segundo y tercer nivel en sectores estratégicos.

Otra en la península de Yucatán, para la parte de innovación y desarrollo tecnológico y comunicaciones, y una tercera en el central estado de Hidalgo, donde "estamos pensando en todo lo que es la cadena de valor, textil, confección y diseño".

"Lo que se trata es de generar oportunidades para que la gente tenga una vida más digna y México pueda terminar en un solo camino, en el camino del progreso, la equidad y la justicia", enfatizó.

De acuerdo con las estimaciones gubernamentales, se espera que con la creación de esas ZEE se generen 115.000 empleos directos de calidad en los próximos 10 años.

También se prevé realizar obras de infraestructura con una inversión cercana a los 115.000 millones de pesos (cerca de 5.819 millones de dólares estadounidenses), que incluyen gasoductos, ferrocarriles, carreteras, aeropuertos, puertos y logística.

Gutiérrez Candiani aseguró que a partir de las ZEE en México, lo que se busca es contar con un modelo de alto valor agregado industrial de transformación, pero también bien pagado y remunerado.

"Esos modelos, como los de China, son muy importantes porque van mucho más allá de una inversión y empleo, es decir, van acompañados de una mejora de calidad de vida de las personas", expresó.

[[wysiwyg_imageupload:7340:]]

A principios de septiembre, y en el marco de la cumbre del G20, celebrada en la oriental ciudad china de Hangzhou, los presidentes Peña Nieto, de México, y Xi Jinping, de China, sostuvieron una reunión bilaterial, donde acordaron intensificar la relación empresarial y la cooperación para complementar más las dos economías.

Xi propuso trazar una hoja de ruta de cooperación bilateral para los próximos cinco años, en los que se contemple colaborar en la construcción de las Zonas Económicas Especiales.

Para Peña Nieto, a partir de la aprobación de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, se podrá intensificar la asociación estratégica entre ambas naciones.

A finales de la década de los 70, las Zonas Económicas Especiales en China se originaron con el proceso de reforma y apertura al exterior. En estas zonas se ofrecía un paquete de incentivos de inversión a las empresas nacionales y extranjeras para establecer plantas manufactureras modernas, esperando que el capital extranjero y la tecnología pudieran ser atraídos para acelerar el crecimiento y la promoción de exportaciones.