México DF. La economía mexicana se expandió en julio a un mejor ritmo que el esperado por analistas gracias a que su enorme sector servicios compensó el freno de la actividad industrial orientada a la exportación, sobre todo a Estados Unidos.

El Indice Global de la Actividad Económica (IGAE) se expandió un 0,66% en julio, contra el avance revisado del 0,85% observado el mes previo, según cifras oficiales ajustadas por estacionalidad difundidas el martes.

Sin embargo, el resultado del IGAE -visto por analistas como un Producto Interno Bruto (PIB) mensual- resultó mejor que el aumento del 0,20% previsto para julio en un sondeo de Reuters entre analistas.

La nota positiva del reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) la dio el enorme sector servicios -el de mayor peso económico en el PIB-, que tuvo una mejora marginal al crecer un 0,40% en julio, contra el 0,20% el mes previo.

"El firme desempeño del sector servicios sorprendió para bien dada la suavidad que habían detectado otros indicadores líderes del sector", dijo Alberto Ramos de Goldman Sachs.

Cifras difundidas con anterioridad dieron cuenta de una suerte de fragilidad por el lado del consumo.

Las ventas de las minoristas de la Antad, por ejemplo, crecieron un 3,6% en julio interanual, casi la mitad del 6,4% que habían observado en el mismo mes de 2011.

Resistencia a débil entorno global.  La ligera baja en el ritmo económico obedece a una menor actividad industrial, orientada a la exportación hacia Estados Unidos, que desaceleró su ritmo de expansión a un 0,53% en julio, desde el 1,54% en el mes previo.

México envía casi el 80% de sus exportaciones totales a Estados Unidos y una mayoría de ellas son bienes manufacturados, como automóviles y electrónicos.

La industria automotriz mexicana está enfilada a alcanzar este año un récord de producción y exportación de vehículos, pero será difícil conservar en el futuro la sólida demanda dadas algunas señales de debilidad de su mayor socio comercial, según analistas.

"Está complicado mantener esa demanda y va a ser muy complicado mantener esa demanda", dijo Pedro Tuesta, economista de la firma 4Cast en Washington. "La desaceleración seguramente va a llegar pero no tan rápido como mucha gente se preocupaba", agregó.

También la actividad agropecuaria aportó su granito de arena en la merma al colapsar un 3.62% en julio, por las secuelas de un brote de gripe aviar.

En la medición interanual, el IGAE subió un 4,68% en julio, mayor al pronóstico de 4,30% del sondeo y más que el 3,69% de junio, según cifras revisadas.

Se espera que la economía mexicana muestre un menor ritmo de expansión en la segunda mitad del año para crecer en todo el 2012 al menos un 3,5%, de acuerdo con estimaciones oficiales.

En el primer semestre, el PIB mexicano creció un 4,3% interanual, según datos del Inegi.

"Los resultados mejores de los previstos para la actividad económica de julio confirmaron que el dinamismo del sector servicios está apoyando al crecimiento económico", dijo el banco HSBC en un reporte.

"No obstante, la industria también está contribuyendo positivamente al crecimiento económico, y está mostrando resistencia al débil panorama global", agregó.