México DF. Las benignas perspectivas del Banco de México para la inflación y la cautela sobre el fortalecimiento de la recuperación económica, impulsaron al menos a dos economistas a moderar sus proyecciones para las tasas de interés.

El banco central mantuvo el viernes sin cambios la tasa interbancaria y dijo que espera que la inflación continúe la senda fijada en sus más recientes proyecciones, que estiman llegue a subir al 5,25% durante el segundo semestre de este año, antes de acercarse a su meta del 3% hacia fines del 2011.

Alonso Cervera, economista de Credit Suisse, señaló en un informe que la firma cree que el comunicado de política del viernes fue más directo en cuanto a que por ahora no hay necesidad de endurecer la política monetaria.

Cervera redujo sus proyecciones para la tasa interbancaria a fines de 2010 del 5,5% al 5% y del 6% al 5,5% para fines del 2011. La tasa actualmente está en el 4,5%.

Los encargados de política están apostando a que la débil demanda interna y el brecha del producto -la capacidad ociosa de la economía- contendrán las presiones inflacionarias generadas por un aumento de los impuestos y de los precios de los combustibles y la energía, controlados por el gobierno.

Si bien las exportaciones manufactureras están disfrutando de una "vigorosa" recuperación, gracias a una mayor demanda desde Estados Unidos, el gasto a nivel local sigue siendo débil y las inversiones privadas no se han reanudado, indicó el banco central en su comunicado de política.

RBC Capital Markets también recortó sus proyecciones para los aumentos a las tasas durante este año y ahora prevé que el Banco de México las elevará en 50 puntos básicos, en lugar de sus proyecciones anteriores de un aumento de 150 puntos básicos.

El analista de RBC Nick Chamie dijo en un informe que al parecer la débil demanda interna es el factor clave que está sustentando su relajamiento y la reticencia a considerar aumentos en las tasas de interés en este momento.

El banco central ha mantenido la tasa interbancaria en el 4,5% desde julio de 2009 para ayudar a la economía a recuperarse de una profunda recesión. No se espera un primer aumento en las tasas por lo menos hasta octubre, según una encuesta de bancos realizada por Banamex, la filial mexicana de Citigroup Inc.

Los economistas esperan en general que el crecimiento del producto interno bruto de México se ubique en el 4% este año, después de contraerse un 6,5% en 2009 debido a la crisis financiera mundial.

Hasta ahora la recuperación impulsada por las exportaciones ha mostrado pocas señales de estar alentando a la inflación. La tasa de inflación anual alcanzó un 4,97% el mes pasado, un alza frente al mínimo de cuatro años del 3,57% registrado en diciembre, como resultado de un aumento en los impuestos y en los precios de la energía, así como por una escalada en los precios de las frutas y verduras la filial.

El Banco de México señaló el viernes que las expectativas de inflación de mediano y largo plazo, aunque se mantienen estables, están por encima de su meta.

Los encargados de política monetaria también dijeron que prestarán mucha atención sobre cuán rápido se reduce la brecha del producto y sus implicancias para la inflación y la política monetaria.